“Inversión corre peligro por infraestructura"
“Si los retos empiezan a pesar más que las ventajas, será más difícil defender a Costa Rica como lugar ideal para invertir”, asevera Fitzgerald Haney, embajador saliente de Estados Unidos. Esteban Monge/La República
Enviar

A tres semanas de dejar el cargo, Fitzgerald Haney, embajador de Estados Unidos, hace un análisis de su paso por Costa Rica.

En poco más de dos años, Haney reposicionó a nuestro país en Washington como un aliado estratégico en la región, “desde derechos humanos, hasta migración y seguridad”, indica el diplomático.

Sin embargo, para profundizar las relaciones comerciales y de turismo, es fundamental que el país resuelva el grave rezago en infraestructura, además de bajar los costos de producción. 

-Después de dos años en el país, ¿cuáles considera que son los principales retos que enfrenta Costa Rica, para mejorar las relaciones comerciales con Estados Unidos?
Hay ciertos retos que se deben trabajar ya, si Costa Rica quiere más comercio, más inversión y más turismo, debe resolver los graves problemas de infraestructura y además reducir el alto costo de producción.
Todos los que vivimos aquí, sentimos en carne propia los graves problemas de infraestructura a través de las presas y, a pesar de ello, no hay un tren eléctrico para la GAM.


En cuanto al costo de producir, es muy loable tener energías renovables y Costa Rica es un líder en eso, pero desde el punto de vista de un inversionista, llegamos a la conclusión de que Costa Rica es caro, no solo para los empresarios, sino también para sus propios ciudadanos.

-El país tiene unos 30 años de rezago en infraestructura, mientras se han utilizado modelos como concesiones y fideicomisos para su desarrollo y nada ha resultado, incluso los préstamos por más de $2 mil millones para esta área ¿qué se debería hacer?
El talento está aquí.
Hay compañías ticas que hacen grandes obras fuera de Costa Rica, a ellas habría que preguntarles.
Pienso también que hay que poner en práctica otra manera, otros procedimientos para eliminar las trabas, la burocracia y así agilizar los procesos. 

-¿Corre peligro la inversión por la deficiente inversión?
Sin duda alguna. Se está perdiendo la competitividad.
Los inversionistas podrían pensar que es mejor estar en Guatemala, Vietnam u otro país.
Costa Rica tiene un excelente Estado de derecho, además de un talento humano fenomenal, así como un sistema educativo reconocido; sin embargo, todo es un balance, y hay que justificar el alto gasto y los problemas de infraestructura.
Si los retos empiezan a pesar más que las ventajas, será más difícil defender a Costa Rica como lugar ideal para invertir.

-El país gasta cerca del 8% del PIB en educación, pero no se ven resultados en pruebas PISA, ni tampoco los muchachos de colegios públicos salen hablando inglés, ni mucho menos con las herramientas tecnológicas que deberían usar, ¿qué tipo de ajuste se debe hacer?
Siempre hay posibilidades de gastar mejor.
Hay maneras de trabajar con el sector privado, como por ejemplo, lo que hemos realizado en la embajada para mejorar la enseñanza de inglés. Por ejemplo, los docentes tienen que hablarlo, y hablarlo bien, para enseñar.

-¿Qué aspectos de la idiosincrasia del costarricense podrían no ser positivos para la atracción de la inversión?
El tico tiende a ser muy autocrítico, quizá más que cualquier otra persona de América Latina; obviamente, es un poco difícil, sin embargo, también se puede ver desde una arista positiva, si se considera que hay personas que buscan hacer las cosas de forma diferente y mejor.
Pienso que el reto de Costa Rica es más institucional que personal.

-Luego de dos años en el país, ¿qué podría destacar de las relaciones diplomáticas entre Estados Unidos y Costa Rica?
El país ha retomado su papel como gran aliado estratégico para Estados Unidos y la región y ahora se le ve diferente.
Costa Rica ha hecho grandes cosas en materia de seguridad, derechos humanos y democracia en toda la región.
Tengo que recordarle que antes de la llegada de este servidor, Costa Rica no tuvo representante de Estados Unidos como por dos años.

¿En cuáles áreas se ve diferente Costa Rica a los ojos de Washington?
Se ha dado a conocer de buena manera a todos los niveles, desde migración, hasta seguridad.
Obviamente faltan recursos, pero la voluntad y la habilidad no, por lo que si podemos aportar un poco más en capacitación y herramientas, se pueden generar grandes beneficios para Costa Rica, la región y Estados Unidos.
Una señal de eso es que el presidente Luis Guillermo Solís es el único mandatario en el mundo que visitó la Casa Blanda en dos ocasiones en seis meses y tuvo la oportunidad de conversar con altos jerarcas de dos administraciones distintas, incluso de dos partidos diferentes.

-¿Avizora algún cambio en las relaciones diplomáticas y comerciales con la llegada de los republicanos al poder?
Las relaciones diplomáticas continuarán fuertes y saludables.
No espero que se dé una renegociación del Cafta; primero, porque es un buen tratado en sí; segundo, porque se trata de un acuerdo comercial de apenas ocho años, a diferencia de Nafta que ya tiene 30 años y en ese sentido, sí se requiere una revisión porque muchas cosas podrían estar desfasadas, tenemos tecnología hoy en día que no estaba en 1990, por lo que es necesario hacer un repensamiento.

 

¿Quién es?

El representante diplomático estuvo en el país ejerciendo su cargo durante un período de dos años.

Nombre Stafford Fitzgerald Haney
Puesto Embajador de Estados Unidos
Profesión Máster en negocios internacionales
Término Mayo 2015 – julio 2017

Fuente Embajada de EE.UU.
 


Ver comentarios