Logo La República

Jueves, 13 de diciembre de 2018



ÚLTIMA HORA


Google acelera expansión de la nube en la competencia con Amazon

Bloomberg | Martes 22 marzo, 2016 12:00 am

Imagen con fines ilustrativos. Shutterstock/La República


La nueva responsable de la nube en Google, Diane Greene, transmitió noticias inquietantes a los empleados en una reunión interna de ventas este mes en Las Vegas: no estaban tomando con suficiente seriedad a los clientes corporativos y tenían que vender más, ser más ávidos y menos complacientes.

Fue un mensaje inusual en Google, que normalmente venera la tecnología por encima de las ventas y el marketing. Pero fue necesario. Google se ubica en el tercer puesto en computación en la nube, una forma cada vez más popular que tienen las empresas de llevar a cabo sus operaciones de TI. Es un negocio de $20 mil millones anuales que, conforme los pronósticos, crecerá un 35% en el próximo año, según Gartner.

Para trepar en la clasificación, la subsidiaria de Alphabet ampliará en forma masiva su red de centros de datos, una medida que encaja perfectamente con la tendencia de Google a confiar en soluciones tecnológicas para los problemas.

No obstante, Greene también está adoptando estrategias que se apartan de las reglas de juego habituales de Google. La empresa está trabajando en herramientas que pueden ampliar su base de usuarios corporativos para incluir a clientes menos avezados técnicamente, y está embarcado en una ola de contrataciones destinada a vender y explicar estos nuevos productos.

“Se había instalado una visión fantásticamente buena y ahora yo simplemente estoy reuniendo a todos para que sepan lo que estamos haciendo”, dijo Greene, que también integra el consejo de dirección de Alphabet. “La nube es una revolución, quiero decir que rivaliza con la revolución industrial, y es muy divertido estar tan metidos en esto”.

Después de haber inventado prácticamente la nube para su propio uso a fines de los años 1990 y comienzos de 2000, Google dejó que Amazon.com Inc. transformara la idea en un servicio y que otras empresas pudieran alquilarlo. Esto se convirtió en Amazon Web Services, una división que alcanzó casi $8 mil millones en ventas en 2015, convirtiéndose en máximo cabecilla de la nube aventajando a Microsoft y Google, que obtuvo $500 millones el año pasado, según Morgan Stanley.

En noviembre, Google contrató a Greene para cambiar la situación. Es una leyenda de Silicon Valley que cofundó VMware Inc., en 1998 para llevar la tecnología llamada virtualización a los centros de datos de la mayoría de las grandes empresas. La virtualización permite que un solo servidor de computadoras haga el trabajo de muchas, una capacidad valiosa que posibilitó los Amazon Web Services. Cuando fue despedida en 2008 después de enemistarse con el directorio de VMware, la compañía perdió casi un cuarto de su valor en un día.

En los próximos meses Google abrirá dos nuevas regiones de nube –Google-speak para centros de datos repletos de computadoras y software que los clientes pueden alquilar en Internet- en Oregón y Japón. Otras diez seguirán en los próximos 12 a 18 meses, ya sea como sistemas alquilados a otros proveedores, o construidos y manejados por Google.

“Sabemos cuál es la receta”, dijo Urs Hölzle, el nuevo asesor técnico de Greene que dirige la infraestructura de Google desde hace más de un decenio. “Apliquémosla en todas partes”.