Logo La República

Lunes, 10 de diciembre de 2018



GLOBAL


Gigante francobelga recibe nuevo rescate

Redacción La República [email protected] | Martes 11 octubre, 2011



Gigante francobelga recibe nuevo rescate

Los máximos responsables del equipo directivo de Dexia defendieron ayer su gestión al frente del banco en los últimos años, echando balones fuera y criticando las decisiones que se tomaron en el primer rescate público.
El consejero delegado de Dexia, Pierre Mariani, muy criticado por haber cobrado primas muy elevadas tras el primer rescate de la entidad en 2008, y el presidente del Consejo de Administración de Dexia, Jean-Luc Dehaene, aseguraron ayer en rueda de prensa que se encontraron una situación insuperable al tomar el mando del grupo.
En su opinión, las decisiones de recapitalización que se tomaron en 2008 fueron inapropiadas porque el problema que tenía entonces la entidad era de liquidez y nunca de solvencia.
El segundo rescate de Dexia se ha cobrado ya la primera víctima en las más altas jerarquías del banco: Dehaene ha presentado su dimisión como administrador de Dexia Banca Bélgica, la filial belga del grupo que será nacionalizado por el Estado belga por 4 mil millones de euros.
No obstante, seguirá siendo presidente del Consejo de Administración del grupo Dexia a nivel global.
"Después de la venta de Dexia Banca Bélgica al Estado belga, esta representación ya no está justificada", ha precisado Dexia.
El ministro belga de Finanzas, Didier Reynders, ha descartado ayer en la radio y televisión pública RTBF que Dehaene asuma la presidencia del nuevo banco.
En una crítica directa al ex primer ministro belga (1991-1999) ha afirmado que la nueva entidad será presidida por "verdaderos profesionales".
Dexia ya fue objeto de un rescate multimillonario y una reestructuración en 2008 por su exposición a las hipotecas 'subprime' de su filial estadounidense FSA.
Entonces, fue sometido a un plan de recapitalización por valor de 6.400 millones de euros, dentro de un programa de salvamento de Bélgica, Francia y Luxemburgo.

Bruselas
EFE