Firmas almacenan gas bajo tierra previendo que suba el precio
Enviar

Firmas almacenan gas bajo tierra previendo que suba el precio

Nueva York - John Arnold convirtió US$8 millones en US$1.500 millones en los seis últimos años apostando a los precios del gas natural. Ahora el ex operador de Enron Corp. anda en busca de su próxima fortuna bajo un pastizal de Colorado.
El fondo de cobertura de riesgo de Arnold, Centaurus Advisors, y la firma de compra de participaciones mayoritarias Carlyle Group están abriendo cavernas para almacenar gas natural a 2.500 pies (760 metros) bajo fincas ganaderas de los Montes Rocosos y pantanos de Luisiana.


La demanda de espacio donde almacenar el gas se ha disparado porque los nuevos gasoductos y terminales de importación han acrecentado las existencias del combustible, que ha sido este año la segunda materia prima en rentabilidad después del carbón. Los especuladores compran y almacenan el gas cuando los precios están bajos y lo venden al subir el costo durante las heladas o las olas de calor en las grandes ciudades de Estados Unidos.
``Si el gas está a US$12 pero uno piensa que estará a US$15 el próximo invierno, puede almacenarlo ahora'', dice Jim Tobin, analista del Departamento de Energía de Estados Unidos, citando los precios de un millón de unidades térmicas británicas. ``Quizá la tarifa de almacenarlo sea de un dólar, así que tiene una ganancia de US$2, suponiendo que uno tenga razón''.
En Estados Unidos la capacidad de almacenaje no ha dado abasto con el crecimiento de la demanda de las centrales eléctricas caldeadas con gas, los mayores consumidores de este combustible, según estadísticas del Departamento de Energía. La capacidad de almacenaje ha subido un 4,4 por ciento en 10 años, en tanto el consumo de las centrales eléctricas se disparó un 69 por ciento al sustituirse el carbón por el gas para reducir las emisiones vinculadas con el calentamiento mundial.
Estados Unidos tiene 397 instalaciones de gas natural que pueden almacenar 8,33 billones de pies cúbicos de gas, frente a 7,98 billones hace diez años, dice el Departamento de Energía. Los inversionistas apuestan a que el almacenamiento sea rentable aun si se reducen las importaciones de gas natural licuado y el sector energético tiene que solicitar permiso para construir nuevos gasoductos.

 www.bloomberg.com


Ver comentarios