Foto 1
Enviar

Desde mediados de 2015 hemos venido observando niveles de inflación muy bajos o incluso negativos, algo a lo que estábamos acostumbrándonos.
Para ese término, la inflación se mantuvo con su índice de cálculo por debajo de 100 puntos (poco efecto inflacionario), dada por el efecto traspaso de la gran rebaja que se dio en los precios internacionales del petróleo a mediados de 2014, los cuales cayeron alrededor de un 50%.
Pero eso parece estar cambiando, la inflación de enero y febrero pasados ha sido mayor a la de los últimos dos años, cercana a un punto porcentual.


Por el momento, no esperamos una inflación que suba de forma abrupta, en especial porque el comportamiento de los precios del petróleo continúa estable o incluso cae.
Por otro lado, hay otros efectos como la devaluación del colón o una mayor inflación en países de donde importamos, lo que da la expectativa de que se espere una inflación cercana al 3% para finales de año.
Efecto por devaluación
Esto sucede porque al aumentar el tipo de cambio, los consumidores deben pagar más por los productos importados; según el Banco Central, la expectativa a febrero pasado es que esto impulse la inflación en un 0,2%.
La devaluación en el colón tiene un efecto traspaso hacia la inflación;por eso, viendo el tipo de cambio al alza, esto traería una mayor inflación.
Esta acción tiene un rezago de alrededor de seis meses, pero tomando en cuenta que ya el año pasado se tuvo una devaluación del 3%, este año se sentiría.
Además, se espera que el tipo de cambio suba alrededor de un 5% este año, algo que también impulsará el índice de precios hacia arriba.
Inflación importada
Esta es la inflación proveniente de aquellos países de los cuales importamos y que ejerce un efecto importante sobre los precios locales.
Ya que, al subir los precios en el país de origen, sube también el precio de los productos al importarlos, y luego ese efecto se pasa a los costarricenses al consumirlos.
La tendencia de estos países de los cuales importamos la mayoría de los productos ha sido al alza, aunque gradual y moderada.
Por ello se esperaría que los precios importados reflejen también esta dinámica, siendo una presión más para la inflación en los próximos meses. (Ver recuadro). 
Incluso, la semana pasada, la Reserva Federal de Estados Unidos subió por segunda vez desde diciembre su referencia de tasas de interés, entre algunos factores para hacerlo está la tendencia a una mayor inflación.
Ahora la tasa se encuentra entre el 0,75% y el 1%, cuando hace año y medio era apenas de entre un 0% y un 0,25%.
Respiro por petróleo
En general, cerca del 40% de la inflación está relacionada con el precio de los combustibles en nuestro país.
Es por esto que se prevé un respiro a la inflación, ya que los precios internacionales se han mantenido estables o incluso con una leve tendencia a la baja.
Si bien la Organización de Países Exportadores de Petróleo logró alcanzar su objetivo de reducción de crudo en el mercado, en las últimas semanas, la baja sigue, pasando de $58 por barril hace dos semanas a $51 a finales de la anterior.
Esto se debe a un repunte en la producción de crudo de países externos a la organización, sobre todo Estados Unidos, uno de los principales productores a nivel mundial, según informes de Bloomberg.
¿Qué acciones tomará el Banco Central?
Por el momento pareciera que seguirá haciendo lo mismo, controlando la devaluación, por lo que continuará perdiendo reservas internacionales para no permitir que el tipo de cambio suba mucho.
Asimismo, en caso de observar presiones considerables sobre la inflación, es probable que el Banco Central tome medidas en relación con su política monetaria.
Esto principalmente para lograr el cumplimiento de su meta inflacionaria de entre un 2% y un 4%; sin embargo, estas estarían supeditadas a la evolución de los principales indicadores económicos, sobre todo controles en el sistema cambiario, evitando altas devaluaciones del colón.
Habrá que ver, si, así como lo hizo la Fed, el Banco Central empieza a subir su tasa de política monetaria.


¿Qué significa para usted?


Una mayor inflación se ve reflejada en diferentes acciones de su vida

  • Inversionistas En sus bonos en colones, deberán quitarle la inflación al rendimiento ofrecido, para así saber en términos reales la verdadera ganancia, que será menor.
  • Deudores A diferencia de los inversionistas, en términos reales pagarían una tasa menor, siendo el banco el que pierde ese porcentaje.
  • Consumidores Deberán ajustar aún más, ya que los precios tenderán a subir, y para muchos en los últimos dos años no se sintieron las bajas, la percepción continuaba siendo de que el país es caro.
  • Empresarios Principalmente aquellos que importan materias primas o compran bienes importados, deberán ajustar el precio de compra, así como el final para el consumidor al alza.

Inflación al alza
Viendo el índice general de inflación, se nota que este año inició muy distinto al comportamiento de los anteriores.

201703171716440.tres.jpg

Devaluación afecta
El alza que se da en el tipo de cambio afecta la inflación, presionando a un alza.
201703171716440.cuatro.jpg

Respiro petróleo
La tendencia ha sido de mantenerse entre los $60 y los $40 por barril, con una leve tendencia a la baja en los últimos días. Una baja traería respiros tanto a la inflación, como a la depreciación.
201703171716440.cinco.jpg


Importamos la inflación


En este comparativo de países de donde importamos una cantidad importante de productos, vemos cómo su inflación tiene una tendencia al alza, algo que afecta el precio con el que adquirimos y luego afecta a nuestros consumidores.

201703171716500.seis.jpg


Así lo ven


Los expertos piensa que la inflación sí subirá este año.

Ricardo Vega
Gerente Junior Análisis Económicos
Scotiabank

Desde el mediados del año anterior hemos venido observando niveles de inflación bajos pero positivos, en la medida en que se han disipado los shocks externos, principalmente la reducción de los precios del petróleo, por lo que prevemos que la inflación continúe reflejando una tendencia  al alza, pero moderada, y que se ubique en un rango entre 2,7% y 3%.

La inflación proveniente de aquellos países de los cuáles importamos ejerce un efecto importante sobre los precios locales, ya que afectan parte del costo de producción de las empresas. La tendencia de estos países ha sido alza, aunque gradual y moderada, por lo que esperaríamos que los precios importados reflejen también esta dinámica. 

La devaluación ejerce un efecto traspaso sobre la inflación y de acuerdo con el  último estudio del BCCR este efecto es alrededor de 0,21, con un rezago aproximado de 12 meses, por lo que esperaríamos que la devaluación observada en el 2016 y la expectativa de devaluación para el 2017  tenga un efecto el precio de los  bienes importados, que incrementarían el costo de algunas materias primas y alimentos.

Greivin Hernández
Economista
Universidad Nacional
En días recientes se dio a conocer la evolución de los precios de la economía con cierre al mes de febrero. En general, se observa un leve repunte de la inflación, que se acercaría a la meta establecida por el Banco Central, pero que si se mantiene en niveles bajos y con ciertas características, beneficiaría a la mayoría de los costarricenses.

Del análisis de los datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística y Censos, destaca el repunte en el precio de la educación, el transporte y los alquileres, así como la reducción de los precios de varios alimentos, servicios de comunicaciones y turísticos.
En el caso de la educación, si bien es la que más aportó al incremento del índice general de precios al consumidor, el cambio registrado es el más bajo de los últimos 10 años, con lo que se confirma la tendencia hacia la desaceleración en el aumento de precios en el rubro.
 

Ver comentarios