Enviar

España vuelve al crecimiento

201311050919321.espana-web.jpg
La Comisión Europea (CE) constató hoy que la economía española vuelve a crecer, un progreso que se asentará a lo largo de 2014, pero advirtió al país de que necesita mantener los ajustes para reducir su déficit público y el "insostenible" nivel de desempleo.

Las previsiones macroeconómicas de otoño, presentadas hoy por la CE, mejoran ligeramente las perspectivas de la economía de España para este año, de manera que el país cerraría el ejercicio con una caída de su PIB del 1,3 %, dos décimas por debajo de lo estimado hace seis meses.

"Tras nueve trimestres de crecimiento negativo, la economía española parece estar embarcándose en una recuperación moderada en la segunda mitad de 2013, respaldada por la mejora en el resto de la Unión Europea (UE) y los progresos de las políticas en el ámbito nacional", recalca la CE en sus pronósticos.

Los datos positivos del tercer trimestre, en el que el país salió de la recesión con un crecimiento del 0,1 %, permiten a la CE augurar un final de año en positivo, tendencia que se afianzará en 2014 con un crecimiento del 0,5 % de su PIB, para llegar al 1,7 % en 2015.

La CE ha rebajado sus perspectivas para 2014 respecto a sus cálculos publicados el pasado mayo, en los que estimaba que el PIB progresaría un 0,9 %, un cambio que se debe a que entonces no se tuvo en cuenta el impacto de las últimas reformas.

Pese a esta moderación del crecimiento para el próximo año, Bruselas estima que este dato tiene un componente positivo, ya que "refleja unas dinámicas subyacentes más fuertes que en las previsiones de primavera".

Las exportaciones se mantienen como el principal factor de crecimiento, mientras que la economía se sigue viendo afectada por la débil demanda interna y la falta de crédito, en especial para los hogares y las empresas.

Aunque España avanza hacia la recuperación, el país todavía tiene "importantes necesidades de ajuste", afirmó el vicepresidente de la CE y responsable de Asuntos Económicos y Monetarios, Olli Rehn, en la presentación de las previsiones.

Una de las cuestiones pendientes es lograr cumplir con los objetivos de reducción del déficit público marcados por Bruselas, que prevé que España cumpla este año con el 6,5 % del PIB, si se deja al margen la ayuda a la banca.

Sin embargo, existen "considerables riesgos" que amenazan el cumplimiento de este objetivo y, de no darse un cambio en las políticas actuales, la Comisión espera que el déficit español se desvíe de los objetivos marcados en una décima en 2014 y hasta 2,4 puntos porcentuales en 2015.

Ver comentarios