Escalador deberá sobrevivir a caníbales para completar hazaña
Viñals comenzó escalando localmente en 1987 y ha subido más de 300 montañas en 42 países. Cortesía Jaime Viñals / La República.
Enviar

Hace 25 años todo comenzó como una afición por escalar montañas y actualmente, está a las puertas de culminar uno de los logros más significativos del deporte de escalada. Jaime Viñals, montañista guatemalteco, buscará ser el primero en conquistar los tres retos de las siete cimas del mundo.

A sus 50 años, Viñals ya dio dos vueltas completas al mundo, acompañado de trabajo y preparación constante con la ayuda de sus patrocinadores.

El guatemalteco tiene dos pendientes por subir para completar lo que los geógrafos llaman la Trilogía Mundial de Montaña.

El 29 de setiembre comenzará a escalar el Volcán Giluwe, el más alto de Oceanía, ubicado en Papúa Nueva Guinea. Para ello tendrá que sumarse a una expedición organizada por el reconocido escalador escocés, Dave Pritt, junto a un equipo de ocho personas que trabajarán conjuntamente.

Para subir la cima solicitó permisos al gobierno local, que obliga a sus exploradores ir acompañados de un guía que el gobierno local brinda.

Este guía no tendrá la única función de señalar el camino, sino servir de mediador frente a tribus salvajes de caníbales que habitan en las faldas de la cumbre.

Su aventura comenzó con un logro que pocos consiguen; escalar las siete cumbres del mundo en los siete continentes, entre ellas el Monte Everest, Nepal-Tíbet, Aconcagua en Argentina, Denali en Alaska, Kilimanjaro en Tazmania, Elbus en Rusia y el Macizo Vinson en la Antártida. El proyecto lo culminó en 2001.

El segundo reto del chapín fue escalar las cumbres más altas de las islas más grandes del planeta, alcanzando su meta en 2006, comenzando por Kerinci en isla Sumatra (Indonesia), Kinabalu en Borneo (Malasia), Whilhelm en Nueva Guinea (Papúa), Fuji en Honshú (Japón), Moromokotro (Madagascar), Tata Blanche en Baffin (Canadá) y por último Gunnbjorns Fjeld (Groenlandia).

Luego de escalar las cumbres del mundo y las cimas de las islas, Jaime siguió su travesía por las cimas en los volcanes, donde comenzó en 2009 y continúa hasta la fecha.

Entre ellos acumula cinco cimas volcánicas: el Volcán Ojos del Salado (Chile), Orizaba (México), Elbrus (Rusia), Damavand (Irán) y Kilimanjaro (Tanzania).

“Aunque ya no tengo la misma energía de hace 25 años, la clave está en no rendirse. No me creo barreras psicológicas. Si se aprende a disfrutar lo que se hace en la vida, las recompensas, el goce y la felicidad de escalar montañas son grandes”, comentó Viñals a ACCIÓN.

Jaime asegura que una de las pruebas más retadoras en su carrera fue la cumbre Gunnbjorns Fjeld en el Círculo Polar Ártico, en Groenlandia. En esta travesía duró siete meses escalando el pico.

“Fue como hacer una travesía de Costa Rica hasta Colombia, a veces había que jalar el trineo y viendo durante todo ese tiempo el mismo panorama”, comentó el montañista.

Viñals busca ser un buen ejemplo para muchos, en especial para sus dos hijos por medio de lo que hace.

Su último destino volcánico será Sidley, el volcán más alto de Antártida, donde culminará la Trilogía Mundial en 2018.

 


Ver comentarios