¿Entró Costa Rica en una nueva era multipartidista?
Enviar

Está claro que las actuales elecciones presidenciales han marcado un antes y un después en la historia de Costa Rica, sin embargo, hay algo que llamó la atención durante toda la campaña electoral y fue ver a Restauración Nacional e Integración Nacional en la disputa por la silla presidencial, abriendo la interrogante de si entramos en una nueva era multipartidista.

Desde 1986 y hasta las elecciones de 2014, Costa Rica reflejó un claro bipartidismo, ya que aunque en otras elecciones hubo varios partidos participando, similar a la campaña actual, solo dos sumaban la mayoría de los votos.

El domingo 4 de febrero, lo único que los costarricenses tenían claro era que había posibilidad de llegar a segunda ronda, pero a ciencia cierta nadie sabía quién llegaría a ocupar esos dos lugares.

Un total de cinco partidos: Liberación Nacional (PLN), Unidad Social Cristiana (PUSC), Restauración Nacional (PRN), Acción Ciudadana (PAC) e Integración Nacional (PIN) se disputaron esos puestos y fue hasta en la noche cuando se conoció a los candidatos electos para una segunda ronda electoral.

“Hoy no solamente tenemos multipartidismo, sino además una atomización del voto ciudadano, que se reparte en muchos partidos e imposibilita que alguno pueda llegar al 40% en primera ronda”, comentó Claudio Alpízar, analista político.

Ahora bien, esta nueva era significa la caída de otra, el bipartidismo dejó de formar parte del entramado político costarricense y podría no verse una pronta recuperación.

“El bipartidismo vino en deterioro en el momento en que dejaron de lado sectores importantes que eran parte de los dos partidos mayoritarios, así se fueron conformando nuevos partidos con intereses específicos con la intención de llegar a la Asamblea Legislativa”, dijo Alpízar.

Se puede decir que los partidos tradicionales han fallado a la hora de atraer a las masas y quitarse esa imagen de corrupción que les persigue, así como los cambios generacionales también han intervenido en el sistema.

“Son partidos que no se renuevan, y que tienen el estigma de la corrupción entre las nuevas generaciones, además, no buscan renovar sus candidaturas con caras nuevas y con propuestas más acordes con una época de cambios constantes y rápidos… el bono demográfico para el PUSC y el PLN ha disminuido con la aparición de nuevos electores. Además los jóvenes o han dejado de votar o se han decantado por otros partidos”, puntualizó el analista. 

Sin embargo, hay quienes no están de acuerdo con la idea de que Costa Rica entró en una nueva era multipartidista, asegurando que se debe esperar más tiempo para poder pensar en una nueva época político electoral.

“Hay que esperar a las próximas elecciones (2022) para ver si los partidos resurgen y dejan de ser agrupaciones político electorales, con el esquema de estas elecciones. La situación es muy coyuntural, respondió a una fractura que se había observado hace más de 100 años, centrada en temas religiosos y morales”, comentó Carlos Murillo, analista político. 

Para Murillo estos cambios se deben no solo al desencanto de la población con los actuales partidos, sino también a que se dejó de votar por un partido y sus propuestas, para votar por un candidato.

“Ya no se piensa en el partido, sino en el candidato. Prueba de ello es que el candidato del PAC está en la segunda ronda, aunque la imagen de Solís está más baja que la de anteriores gobernantes. Pero como el sistema obliga a inscribir “partidos” se seguirá hablando de estos”, comentó el experto.

Partidos como PLN y PUSC, que abarcaron en otros momentos la mayoría de los votos en primera ronda, hoy se encuentran fuera de la disputa por la Presidencia y esto puede deberse a que los candidatos tampoco incitaron a las masas y no inspiraron confianza a las nuevas generaciones.


Ver comentarios