Rodolfo Piza

Rodolfo Piza

Enviar
Miércoles 31 Agosto, 2016

Los tramos con mayor volumen de pasajeros requieren un metro, que es, de todas las formas de transporte, la que permite movilizar la mayor cantidad de pasajeros por hora. Los distintos medios de transporte deben coexistir y complementarse, con estaciones intermodales, para responder a la demanda de cada ruta particular

Enfrentar cuellos de botella y un metro

Autobuses, carros, motos y trenes compiten por los mismos espacios para movilizar a más de un millón de costarricenses que nos movemos todos los días para llegar a nuestro trabajo y a nuestra casa en la capital. La ciudad se contamina más y la gente se desespera al saberse impotente de sortear el caos. Se anuncia, entonces, la ampliación de la restricción vehicular en el Área Metropolitana.

La solución del problema, sin embargo, no está en restringir la demanda (impidiendo que los vehículos puedan ingresar a la capital), sino en manejarla y, sobre todo, incrementar la oferta para que esta dé abasto con las necesidades de una mayor población que necesita movilizarse.
¿Manejar la demanda? Es posible, pero antes de ello debemos hacernos cargo de los efectos colaterales de cualquier medida. Si exageramos las restricciones de acceso y movilización en la ciudad, nos podemos quedar sin ella. Mejor dicho, expulsaremos a los centros de trabajo, a los teatros, a las escuelas, a las instituciones de la ciudad.


Desde el lado de la oferta, es esencial atacar los cuellos de botella (hemos propuesto, enfrentar 100 cuellos de botella en los próximos cuatro años) y agilizar el transporte público (buses, trenes, tranvías y un metro). Necesitamos construir la primera línea de metro para San José, con la idea de que cada gobierno (cada cuatro años) agregue una línea nueva. Se dirá: 1) que no se necesita, 2) que debemos hacer más bulevares para los peatones, 3) que es una obra faraónica que no se puede financiar, 4) que en Costa Rica no estamos preparados para acometer una obra de esa naturaleza.
Se reconoce que el tránsito en San José está colapsado, pero se dice que en vez del metro es mejor un tranvía, el actual tren eléctrico o unas líneas exclusivas de autobuses interurbanos. Pero los tramos con mayor volumen de pasajeros requieren un metro, que es, de todas las formas de transporte, la que permite movilizar la mayor cantidad de pasajeros por hora. Los distintos medios de transporte deben coexistir y complementarse, con estaciones intermodales, para responder a la demanda de cada ruta particular.
Se dice que un metro en San José costaría muchos millones de dólares y que no se podría financiar. Nuestra propuesta es abrir una única línea (cada cuatro años), de unos 7 kilómetros ($100 millones el kilómetro), que irían de sur a norte (Hatillo-Tibás), pasando por el centro, la estación al Pacífico y Cinco Esquinas. La propuesta del Colegio Federado de Ingenieros y de Arquitectos es de Desamparados a Guadalupe (9 km), comparte el mismo principio y merece ser considerada con toda seriedad.
Se afirma que en Costa Rica no estamos preparados para acometer una obra (un metro) de esa naturaleza. Invertir en obra pública, bajar los tiempos muertos de millones de personas en su trayecto de la casa a su trabajo, bajar la contaminación ambiental, darle mayor fluidez al tránsito, es una apuesta mucho más certera que seguir engrosando los gastos corrientes del Estado.