Enviar
Empresas han comenzado a desarrollar combustibles renovables ante alto costo de derivados del petróleo
Energías alternativas ganan terreno

Recope espera utilizar biocombustibles para mediados de 2008

María Krystal Echeverría
[email protected]  

El incesante aumento en el precio de los combustibles a nivel mundial, ha obligado a las autoridades costarricenses a tomar cartas en el asunto, mediante la sustitución de derivados del petróleo por biocombustibles.
Hidrógeno, biomasa, etanol y biodiésel forman parte de los combustibles alternativos que han empezado a ganar terreno en el país y que tienen la capacidad de ser renovables debido a que provienen de fuentes naturales como las palmas, papas, frutas y aceites.
Entre los derivados alternativos de energía, uno de los más conocidos y utilizados es el biodiésel, el cual beneficia en múltiples maneras al ambiente al igual que a sus consumidores.
Esto lo ha querido aprovechar la empresa Aqua Corporación, productora de tilapias que utiliza el aceite de estos peces para producir biodiésel, convirtiéndose así en una de las pocas empresas en el país que usan el aceite de pescado como medio de energía alternativa.
Asimismo, la empresa costarricense Central Biodiesel High Temperature Protocol es la primera de la región en comercializar maquinaria para producir este tipo de energía como combustible listo para ser utilizado.
“Decidimos incursionar en este campo ya que vimos que era necesario tener combustibles alternativos a los del petróleo porque en cualquier momento se puede entrar en una crisis y se necesitarán otros métodos”, expresó Giovanni Polonio, gerente general de Central Biodiesel High Temperature Protocol.
Dirigida a todos los sectores, esta compañía genera biodiésel por medio de máquinas de alta temperatura que convierten los aceites de los derivados naturales.
La firma tiene unos 16 clientes a nivel internacional por lo que exporta un 95% de sus productos a países como Estados Unidos, Puerto Rico, República Dominicana, Portugal, China e Israel.
Además, en el país existen alrededor de 100 automóviles que funcionan con biodiésel producido por la empresa.
“Los consumidores que llegan a nuestra compañía se ven satisfechos ya que el rendimiento del automóvil es excelente, el combustible genera más longevidad al motor y reduce la contaminación”, aseguró Polonio.
Otro de los productos comercializados por esta empresa es la máquina para moler semillas de palma africana cruda, lo que permite a los productores crear su propio aceite para convertirlo en combustible.
“Con esta máquina los productores se ven beneficiados, ya que no necesitan trasladarse a otros puntos para adquirir el biodiésel”, declaró Polonio.
Actualmente, la compañía se encuentra en negociaciones con la Refinadora Costarricense de Petróleo (Recope) para proponer que los 30 lugares donde se encuentran las máquinas productoras de biodiésel se conviertan en un centro de acopio para poder comercializar el producto en las diferentes zonas del país.
“Recope está estudiando implementar el uso de los biocombustibles en el mercado a gran escala de manera que se puedan solventar problemas ambientales y económicos”, expresó Carlos Quesada, gerente de administración de Recope.
Actualmente la Refinadora se encuentra en proceso de investigación para poder comercializar los biocombustibles a mediados de 2008 en el territorio nacional.
Ver comentarios