Logo La República

Sábado, 15 de diciembre de 2018



GLOBAL


En riesgo creación del gigante de telecomunicaciones

EFE | Viernes 10 octubre, 2014

Las relaciones entre la operadora brasileña y la portuguesa se tambalean desde el pasado julio, cuando salió a la luz que PT había comprado 900 millones de euros en deuda emitida por una sociedad del Grupo Espírito Santo pese a su delicada situación financiera. Bloomberg/La República


En riesgo creación del gigante de telecomunicaciones

El alumbramiento del nuevo gigante de las telecomunicaciones luso-brasileño se encuentra en riesgo apenas un año después de la firma de esta alianza, con la crisis del Grupo Espírito Santo como telón de fondo.
El acuerdo alcanzado en octubre de 2013 entre la brasileña Oi y la lusa Portugal Telecom (PT) para dar a luz a un operador en lengua portuguesa con presencia en cuatro continentes, más de cien millones de clientes y un volumen de facturación superior a los 12 mil millones de euros parece ahora resquebrajarse.
Analistas y expertos especulan con la posibilidad de que la fusión no se complete e incluso, aunque finalmente se lleve a cabo, en Lisboa lamentan la pérdida de influencia de PT.
La última prueba se produjo este mismo miércoles, con la renuncia del portugués Zeinal Bava al cargo de presidente de Oi, puesto que asumió después de liderar durante un lustro PT.
Bava, que era el encargado de pilotar este proceso de fusión, anunció su salida justo cuando se están cuestionando los criterios de la misma, una decisión que diferentes analistas relacionan con la falta de acuerdo con los accionistas brasileños sobre el rumbo a adoptar a partir de ahora.
En las últimas semanas se han disparado los rumores acerca de una posible OPA sobre la empresa brasileña por parte de Telecom Italia, y al mismo tiempo se especula largamente sobre el interés de la francesa Altice sobre PT.
En Portugal ya se habla de la posibilidad de que los brasileños necesiten liquidez para futuras operaciones y se planteen la venta de activos de la operadora lusa.
Luís Todo Bom, antiguo presidente de la firma portuguesa, resumía la sensación imperante en su país: "PT está destruida, es una sombra de lo que fue".
En su opinión, más que una fusión entre dos empresas -inicialmente los accionistas de la operadora portuguesa iban a ser propietarios del 38% de las acciones de la compañía resultante- ahora se trata de una adquisición por parte de Oi.
En declaraciones al diario económico "Jornal de Negócios", Todo Bom -que actualmente es presidente del consejo consultivo de PT- consideró que la venta de los activos de la firma en Portugal es un hecho consumado, pase lo que pase con el proceso de fusión.
La operadora es una de las compañías más importantes del país, y Pedro Passos Coelho, propio primer ministro portugués, admitió que su alianza con Oi "quedó bastante lejos de las expectativas".
Las relaciones entre la operadora brasileña y la portuguesa se tambalean desde el pasado julio, cuando salió a la luz que PT había comprado 900 millones de euros en deuda emitida por una sociedad del Grupo Espírito Santo pese a su delicada situación financiera.

Lisboa/EFE