Enviar
Presupuesto extraordinario será para salarios y obras
En camino ¢50 mil millones

Carlos Jesús Mora
[email protected]

Unos ¢50 mil millones más necesitará el Gobierno para cumplir con sus responsabilidades de los próximos cuatro meses.
El Poder Ejecutivo envió al Congreso el tercer presupuesto extraordinario de este año por este monto para cumplir con una serie de gastos, entre ellos el pago de los salarios al sector público tras el aumento del 6,55% aprobado en julio, a dicho rubro se destinan ¢10 mil millones del plan de gastos.
De igual manera se destinarán ¢2.270 millones para las obras necesarias para los Juegos Deportivos Nacionales, que se realizarán el próximo año en Limón.
Una partida por ¢9 mil millones se usará para el Fondo de Educación Superior y ¢2 mil millones más para financiar las mejoras en el servicio de tren de pasajeros.
“El presupuesto no implica más deuda para el país, ya que ¢41 mil millones provienen de recursos captados por Hacienda y no estaban contemplados entre los ingresos anuales”, explicó ayer Guillermo Zúñiga, ministro de Hacienda.
El plan empezaría a ser discutido por los diputados a partir del 26 de agosto, pues todo parece indicar que hoy el Gobierno desconvocará los proyectos en agenda para que los diputados se acojan a un receso la semana entrante.
Entre tanto, la iniciativa que pretende que el servicio de transporte público deje de pagar el impuesto al diésel podría caminar a pasos rápidos en el Congreso.
Esta tarde los diputados aprobarían aplicarle la vía rápida al proyecto convocado por el Ejecutivo el lunes anterior, esto mediante el artículo 208 bis.
De igual manera hoy se buscará delegarle el texto a una comisión especial.
“Las fracciones hemos coincidido en la necesidad de que este proyecto salga cuanto antes, no podemos darnos el lujo de que el precio de los combustibles siga golpeando el bolsillo de la clase trabajadora, hay un consenso para agilizar la discusión bajo este artículo”, dijo Oscar Núñez, jefe de fracción de Liberación Nacional.
El artículo 208 bis establece que en un máximo de 20 sesiones legislativas un determinado proyecto de ley debe concluir su trámite en el Plenario y ser sometido a votación, esto después de haber sido conocido y dictaminado en una comisión.
La iniciativa consensuada por todas las fracciones legislativas excepto por el Movimiento Libertario, pretende gravar con un impuesto del 15% las transacciones de los bancos con sede en el extranjero, conocida como la banca off shore, esto para contrarrestar la pérdida de aproximadamente ¢20 mil millones anuales que se dejarían de percibir una vez librado el diésel del impuesto.
Ver comentarios