Enviar
Elegida la “Cidade Maravilhosa”
Brasil es un carnaval tras la elección de Río de Janeiro para la Olimpiada de 2016

Luis Rojas y EFE
[email protected]

San Sebastián de Río de Janeiro, la “Cidade Maravilhosa”, principal destino turístico de Brasil y referente del país en el mundo, cumplió ayer su sueño de sumar a sus atractivos el título de ciudad olímpica.
El peso de la presencia del presidente estadounidense Barack Obama, la empatía del Rey de España con sus viejos colegas olímpicos y los millones de euros que Japón decía ya tener destinados para las justas no pudieron contra Río, sus atributos y los elementos de justicia a los que apelaron el presidente Lula Da Silva y su séquito.
Lula lloró ante lo que él mismo describió como “el día más emocionante de mi vida” y es que en el momento que el presidente del COI, Jacques Rogge dijo Río de Janeiro, los brasileños en la sede de la votación y los que presenciaban la ceremonia en diferentes partes de Brasil estallaron en un júbilo solo comparable a las veces en que la selección brasileña de fútbol ha obtenido el campeonato del mundo, en cinco ocasiones.
El contraste fue Madrid. Los más de 12 mil madrileños congregados en la plaza de Oriente, según los cálculos del Ayuntamiento, se mostraron descorazonados al conocer la decisión. Su principal pecado pudo ser el que la olimpiada de 2012 se celebrará en el mismo Viejo Continente, en Inglaterra. Repetir sonaba pesado. Eso, sumado a la pujante economía brasileña y el carisma de Lula fueron factores especiales que los analistas señalan como claves para la victoria brasileña.
Esta elección le da a Suramérica la primera Olimpiada y al parecer el mapita de Lula, que señalaba a esta región como la única (junto a Africa) donde nunca se habían realizado Juegos Olímpicos tuvo su efecto.
La elección ya se dio y ahora Brasil tiene ante sí el proyecto más caro de entre los cuatro aspirantes, acorde con las necesidades de desarrollo del país y con el tamaño de esta gran urbe brasileña que supera los 6 millones de habitantes, por lo que Lula y compañía tienen mucho trabajo por delante.


Los que perdieron

Estados Unidos: Fue el primer eliminado. Obama lamentó la derrota porque insiste en que la candidatura de Chicago era “la más fuerte posible”. Analistas dicen que este fue el primer gran revés internacional para Obama.

Japón: Segundo eliminado. La indiferencia mostrada en esta lucha por la sede de la olimpiada hizo juego con la fría forma en que recibieron la decisión los japoneses en una fría y lluviosa madrugada (1 a.m. del sábado).

En España: Total decepción. Fueron finalistas con Río, se creían ganadores pero obtuvieron su segunda derrota consecutiva en su afán por ser sede de unos juegos olímpicos.
Ver comentarios