Logo La República

Martes, 18 de diciembre de 2018



COLUMNISTAS


El siglo de China

| Sábado 13 octubre, 2007


El siglo de China

Luis Muñoz

Pekín- Mientras la lucha entre liberales y conservadores continúa empobreciendo a la región latinoamericana, China ha adoptado un enfoque más pragmático: el socialismo y el capitalismo pueden funcionar juntos, simplemente hay que tomar lo que más conviene de cada uno de estos sistemas.
Este es posiblemente solo el comienzo del denominado “Siglo Chino”.
La abrumadora cantidad de información, análisis y hasta predicciones sobre el gigante asiático empieza a aplastarnos poco a poco.
Con respecto a la cultura costarricense, la de este país oriental es profundamente diferente. Bastaría solo con señalar que su Estado es ateo y que no pretende buscar la democracia, vista igualmente como una idea más occidental.
Entender a China es una tarea compleja, pero necesaria en tiempos de inminente globalización.
El materialismo desatado por una tendencia dominante en el pensamiento humano, ha hecho en pro del comercio, que hoy las diferencias ideológicas con China no sean un obstáculo para entablar amenas relaciones mercantiles, dejando las utopías políticas de lado.
Los jugosos márgenes de ganancias que ofrecen las manufacturas de bajo costo de la nación asiática, ha provocado la incontenible inundación de los productos “Made in China”.
Sin embargo la República Popular es algo más que mano de obra barata.
Detrás de las largas y dolorosas décadas de la revolución cultural maoísta, existe una sociedad rica en valores, creencias y conocimiento.
Cuatro de las más grandes invenciones de la humanidad provienen de esta milenaria civilización: el compás, la pólvora, la fabricación del papel y la impresión.
Las contribuciones al desarrollo son invaluables y por demás al pensamiento cosmogónico como legado a la conciencia humana.
Grandes filosofías y religiones como el taoísmo, el confucionismo y ramificaciones particulares del budismo, lograron cimentar el sistema de creencias de la mayor parte del continente asiático.
Pese a que hoy en día, las principales ciudades en China parecen ceder a las tendencias mundiales, en el fondo y corazón de su cultura se mantienen valores distintivos.
Es evidente que las raíces del proceso de unificación del mundo ya han tocado a China, sin embargo la resistencia pacífica y defensiva que ha caracterizado históricamente a este pueblo es posible que le ayude a mantener su conexión con su pasado y su identidad.

NOTAS ANTERIORES


Renta global, novedades

Martes 18 diciembre, 2018

La modificación hecha por la Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas, al articulo 1 de la...