Logo La República

Martes, 18 de diciembre de 2018



COLUMNISTAS


El futuro de Limón

Carlos Denton [email protected] | Miércoles 29 octubre, 2014


¿Tiene futuro Limón? ¡Irónicamente depende de una institución en la capital!


El futuro de Limón

¡Se les eliminaron los vuelos comerciales! ¡Se suprimió el servicio ferrocarrilero! Les pusieron una carretera que no funciona cuando llueve; además es de las más peligrosas del país. Les dejaron una “refinadora de petróleo” que no “refina” nada.
Desde Zapote no fueron capaces de coordinar el uso de $80 millones para el proyecto “Limón Ciudad Puerto”; en vez de poner limonenses a dirigirlo, establecieron un especie de “colonialismo criollo” y finalmente se perdió casi todo el dinero.
Cancelaron la construcción de la cárcel de Pococí, que hubiera creado una cantidad de empleos para trabajadores sociales, psicólogos y oficiales de seguridad. Cancelaron el proyecto de Harken Energy para explorar por petróleo y gas natural en el Golfo de Limón que hubiera producido empleos importantes si se hallaban esos minerales; parece que encontraron en sus primeras exploraciones.
En otras palabras, en 1948 los costarricenses dieron la nacionalidad a los afrocaribeños de Limón y les permitieron pasar más allá de Turrialba a todos puntos del territorio nacional, algo no permitido hasta ese año, pero el trato a esta provincia ha sido mezquino.
No importa que albergue los puertos más importantes y que contenga tierras de mucha riqueza que producen volúmenes importantes de las exportaciones agrícolas nacionales.
Por ahora a los limonenses les queda una última esperanza y está enfocada en el megapuerto de contenedores de APM Terminals, que traería mil millones de dólares en inversión directa y por lo menos dos veces más en lo que llaman inversiones indirectas.
Ni hablar de los empleos, que pudieran ascender a miles, no solo en la fase de la construcción de esta infraestructura, sino también en todos los proyectos que aparecerán en la provincia a merced de la existencia del puerto.
Los argumentos del sindicato de estibadores de Japdeva que “APM Terminals tendrá un monopolio” son espurios; los tribunales han dicho que no es así.
Ahora solo falta un veredicto de Setena, institución basada en San José, manifestando que el impacto del proyecto no es nocivo para el ambiente y puede comenzar la construcción de un puerto que tendrá la capacidad de recibir barcos post Panamax en varios tamaños (son demasiados grandes para pasar por el canal del vecino).
Los holandeses —APM Terminals es propiedad de una corporación de ese país— tienen fama histórica de ser muy tenaces. Los limonenses y todos los costarricenses de bien deberían agradecer que sean así. Esta empresa participó y ganó una licitación internacional divulgada en 2009. Después de cinco años el proyecto ha sido aprobado por la Contraloría, la Sala IV, la Sala I, y cuantas instituciones más. Recibe la oposición fundamentalmente del sindicato de estibadores y de sus aliados de la Meseta Central.
Se debe notar que estos sindicalistas de clase media no tienen nada que ver con los grandes sindicatos históricos de las bananeras luchando para los derechos de los trabajadores pobres de ese entonces.
¿Tiene futuro Limón? ¡Irónicamente depende de una institución en la capital!

Carlos Denton
[email protected]


NOTAS ANTERIORES


Renta global, novedades

Martes 18 diciembre, 2018

La modificación hecha por la Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas, al articulo 1 de la...