Logo La República

Miércoles, 21 de noviembre de 2018



COLUMNISTAS


El cuidado de los niños

Leiner Vargas [email protected] | Martes 05 julio, 2016


Nuestros niños y niñas serán en muy poco, los costarricenses que tomarán las riendas del país. De cómo los eduquemos, alimentemos y tratemos, dependerá su desarrollo físico, mental y emocional

 

Reflexiones:

El cuidado de los niños

Una sociedad que se respete a sí misma debe ocuparse del cuidado de los adultos mayores, ellos han sido quienes nos heredaron la patria y las oportunidades que hoy tenemos, y se merecen todo el respeto, el cariño y la atención de nuestra parte. Si somos cuidadosos con ellos, más aún deberíamos cuidar y velar por una correcta alimentación y salud física y emocional de nuestros niños. Ellos, nuestros niños y niñas serán en muy poco, los costarricenses que tomarán las riendas del país. De cómo los eduquemos, alimentemos y tratemos, dependerá su desarrollo físico, mental y emocional. Velar por que se alimenten bien, jueguen y disfruten siempre y en especial, en estos días de vacaciones, debería ser la mejor inversión que los padres, abuelos y la sociedad en general, podemos hacer por ellos.

Permítanme darles una recomendación a mis lectores, saque la vieja pelota de fútbol, las muñecas, la bici, los cromos, los patines viejos, la cuerda de pescar, los sacos o los zancos, la palita y los botes de la arena, saque su trompo del baúl o las bolitas de colores de su cajón viejo. Mamá y papá, deje su celular en casa, váyase a un parque, a la playa, al bosque, a la vereda de un río o simplemente, si no puede hacer mucho por razones de tiempo, saque la mesa y tienda un camping en su patio. Déjese embriagar por el ruido de sus sonrisas, sus gritos y su espíritu de aventura, comparta un ratito con los niños y niñas.

Para aquellos papás que no han decidido tomar vacaciones aún, háganlo, aprovechen estas dos semanas de vida de sus hijos y disfruten con ellos. Si tienen nietos, aún mejor, cocine en casa con ellos, enséñeles la naturaleza, bañe el perro, ordene la vieja bodega con ellos, pinte, saque la guitarra. Hábleles de sus abuelos, o bisabuelos, cuénteles historias, no hay nada más hermoso que abuelos felices, para conquistar la ternura y el cariño de los niños. Para qué gastar tiempo en enojarse, discutir, tomar licor o simplemente sentarse a ver la tele, si se puede gastar de la forma más hermosa que existe, disfrutando de nuestra familia y de los amigos. Al final de estas dos semanas de vacaciones, estoy seguro se sentirá recargado de energía positiva. Tómese en serio lo que a usted más le gusta, léales, enséñeles a disfrutar como usted algún día lo hizo, cuando era niño.

A todo lo anterior y sin ningún compromiso, acuérdese que siempre habrá un niño en un hospital, en la calle o en un hospicio de huérfanos, deseando que lo tomes en cuenta. Si no puedes visitarlos en estos días con tus hijos o hijas, al menos pida por ellos en las oraciones de familia, reparta un poquito de lo que Dios le ha dado y comparta, sobre todo una sonrisa. Devuelva esa pelota que le cayó en su patío, no con un grito o un enojo, sino con una sonrisa y estoy seguro, que será el mejor julio que usted y su familia han tenido. Que tengan felices vacaciones de mitad de periodo, cuide y proteja a sus niños.

Dr. Leiner Vargas Alfaro
www.leinervargas.com