Luis Alberto Muñoz

Luis Alberto Muñoz

Enviar
Viernes 5 Septiembre, 2008

El mejor oficio del mundo

Luis Alberto Muñoz
[email protected]

Estar frente al mejor periodista que ha nacido en Latinoamérica no es nada fácil. Conversar con él infunde respeto.
Para quienes amamos escribir y llegamos a este oficio únicamente atraídos por este sentimiento, sin mayores miramientos de las consecuencias de esta decisión, tener la posibilidad de intercambiar pensamientos con Gabriel García Márquez es un evento trascendente.
La ocasión fue el reconocimiento a los mejores trabajos en América Latina por parte de la Fundación de Nuevo Periodismo y Cemex, en Monterrey.
Más allá del regocijo personal, resulta importante analizar la forma en que Gabo ve esta labor en la actualidad.
Al referirse a la profesión, el Premio Nobel de Literatura no duda en decir que se trata del “mejor oficio del mundo”.
Su impresión está sustentada en el sinfín de emociones por las que pasa el redactor en su función; “uno sufre o disfruta por los encabezados y el manejo que hace de las noticias; gozamos cuando hallamos una joya, pero sufrimos como perros cuando vemos la forma en que se maltrata el idioma”.
Sin embargo, la otra cara del periodismo, la que hace frente a los vientos mercantilistas, se debate en una encrucijada ética difícil de sortear.
No es en broma que Gabo asegura sufrir como un perro. “Cada mañana es un desastre”, y este desconsuelo surge porque le resulta raro encontrar notas que sean una “auténtica joya”. Cuando las encuentra, piensa “¿quién será este tipo?”.
Para el maestro, “escribir sale del alma” y por esta razón los periódicos están llamados a competir con la radio y la televisión, ya que la escritura tiene una gran ventaja sobre los medios electrónicos.
Ser escritor no es una tarea fácil, la responsabilidad que enfrenta el periodista es social, y las consecuencias de una mala ejecución, fatales.
Con esta convicción, mantengo mis esperanzas en aquellos colegas que día a día hacen del “mejor oficio del mundo” una profesión con dignidad.