El futuro del trabajo
Los cambios tecnológicos han alterado dramáticamente nuestras sociedades y economías: desde la manera en la que nos comunicamos, accedemos a y transmitimos información, hasta la creciente incorporación de tecnología en la producción y automatización del trabajo.
Enviar

“…si usted nos ayuda, y nosotros conseguimos trabajo, nosotros comemos. Y si comemos, podemos pensar. Y si podemos pensar, podemos seguir luchando por sobrevivir. Por favor denos posibilidad”.

Esa fue la última petición de Aldo, un joven argentino de la “Villas”-precarios en Argentina- a MarlenaFamá, Presidenta del Foro Latinoamericano de Juventudes.

Las desigualdades socioeconómicas de los jóvenes en Costa Rica y Latinoamérica, sumadas a los rápidos cambios en la configuración del trabajo y la influencia de las nuevas tecnologías, han continuado mostrando la necesidad urgente de establecer programas para anticipar las demandas de formación profesional.

La Organización Internacional del Trabajo, OIT, a través de su  centro especializado “Cinterfor”, ha realizado durante los últimos dos años acciones para la transferencia de enfoques y metodologías en este campo, con estrategias de anticipación de demandas en la formación, en toda Latinoamérica y el Caribe. En nuestro país, ha trabajado dichos programas con el Instituto Nacional de Aprendizaje, INA.

De forma conjunta, INA y OIT-Cinterfor promueven la profesionalización en la formación de los jóvenes estudiantes costarricenses, y así disminuir o eliminar “la disociación entre la oferta y la demanda” laborales, expresadas en el último Informe del Estado de la Educación en Costa Rica.

El objetivo es no solo encontrar las carreras del futuro, sino también la oportunidad de que nuestros jóvenes logren empleos dignos, con remuneración justa, en igualdad de condiciones. Esa oportunidad que Aldo expresó.

“Candilejas” conversó con Enrique Deibe, Director de la OIT-Cinterfor, durante la última reunión celebrada en nuestro país en agosto pasado. Él define el Cinterfor, o Centro Interamericano para el desarrollo del Conocimiento y Formación Profesional, como una “red para la transferencia de conocimiento entre empleadores, trabajadores y ministerios de trabajo, uniendo a 60 instituciones técnicas a través de los 29 países miembros”, entre ellos el nuestro.

En dicha reunión y como país miembro participó el Director del Instituto de Desarrollo de Recursos Humanos, HRD por sus siglas en inglés, señor Kim Un Duck. El HRD es el homólogo  del INA en Corea del Sur, ambas instituciones han firmado ya un acuerdo de intercambio en la formación profesional de estudiantes y profesores.

Duck dijo a “Candilejas” que estaba “sorprendido con la fortaleza en el entrenamiento vocacional y técnico con el que cuenta el INA”.

El HRD es un instituto a la vanguardia mundial en materia de innovación tecnológica en Asia.

Minor Rodríguez, Presidente Ejecutivo del INA, considera al Cinterfor y su red, así como los acuerdos alcanzados con el HRD, como “una plataforma que permite sinergia y articulación con otros gobiernos y empleadores para mejorar la educación técnica y profesional anticipándonos a las demandas del  mercado de trabajo”.

Según la OIT, 60% de los jóvenes latinoamericanos ve el futuro del trabajo con mucha confianza, mientras que el 40% restante siente “incertidumbre o miedo”. En la misma encuesta, hecha en línea a jóvenes de Latinoamérica y el Caribe, la OIT encontró resultados a ser tomados en cuenta para crear las políticas pública laborales, entre otros:
• Desajuste entre lo estudiado y lo que demanda el mercado laboral. El 36% de los encuetados dijo haber una disociación entre lo aprendido y las labores que ejercen.
• Sorprendentemente, los mayores niveles de percepción de dicho desajuste están en las carreras relacionadas con la ciencia, la tecnología, la ingeniería y la matemática.

Por lo tanto, el país tiene como obligación replantearse cómo adecuar la educación dentro de una nueva realidad y demanda generadas por la rápida transformación producida por la cuarta revolución industrial; así como crear herramientas para convertir en agentes de cambio productivo y protagonistas del desarrollo sostenible a nuestra juventud.


Carmen Juncos y Ricardo Sossa

Editores jefes y Directores de proyectos

[email protected]


Fotos: Ricardo Sossa, cortesía del INA y Shutterstock


Ver comentarios