El abono de su empresa
El SBD ofrece créditos favorables con garantías adecuadas, asesoría técnica y acompañamiento por parte del INA para su negocio.
Enviar

¿Tiene usted una planta en casa? ¿La ha visto crecer, agonizar, florecer o hasta morir y renacer? En muchos casos el abono que le ponga la hará vivir y dar flores.

Lo mismo ocurre con su empresa. Sin importar si su negocio es micro, pequeño o mediano, la mayoría de instituciones bancarias le piden garantías, prendas físicas que respondan por su solicitud de crédito, para otorgarle ese abono que necesita inyectarle, y muchas veces al no contar con estas disposiciones crediticias, le niegan el préstamo. Su empresa puede extinguirse.

Sin embargo, existe una salida cuando usted tiene un proyecto viable y acorde con el desarrollo del país, gracias a un sistema que le otorga el crédito adecuando la garantía a sus posibilidades. Se trata del Sistema de la Banca para el Desarrollo (SBD).

El objetivo de esta banca consiste en financiar e impulsar proyectos productivos, viables y factibles técnica y económicamente, acordes con el modelo de desarrollo país.

Califican para estos créditos tanto personas físicas como jurídicas de las micro y pequeñas unidades productivas de distintos sectores. En cuanto a las empresas medianas, éstas contarían con el aval del SBD siempre y cuando no sean sujetas a servicios de crédito de los bancos públicos  por los parámetros que dictan estas instituciones para medir y calificar el riesgo del deudor en su gestión, así como por los criterios y las disposiciones de la Superintendencia General de Entidades Financieras, SUGEF.

Este año, el SBD ha implementado medidas para su fortalecimiento trasladando los beneficios a mayor cantidad de personas que buscan financiamiento para impulsar sus proyectos productivos.

Para marzo 2017, se han colocado créditos por un monto total de  ₡319.454 millones, un gran salto cuando en 2014 se había colocado solamente ₡89.000 millones. La diferencia se debe, en una parte, a la reforma de la Ley del SBD que entró en vigencia a partir de 2015 permitiendo a bancos públicos y cooperativas, entre otros, a gestionar los préstamos.

Uno de los mayores impulsos del SBD es la estrategia de crédito rural dirigida a los pequeños y medianos productores del país, para lo cual se ha dado capacitación a funcionarios de 52 oficinas tramitadoras de créditos. En 2016, un 44% de los créditos correspondieron al sector agropecuario.

Además, el SBD ha permito trabajar en una transformación integral del sector ganadero y turismo, a través del Instituto Centroamericano de Administración Pública (ICAP) y con el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA).

Los empresarios que tengan proyectos viables y que estén interesados en obtener financiamiento de estos fondos, pueden acercarse a los bancos del Estado, a las cooperativas, o a los entes certificados por el sistema y presentar los requisitos que les soliciten para acceder a los préstamos. El SBD cuenta con 800 ventanillas a disposición de los costarricenses en todo el país.

Anímese, échele “aguita” a su negocio y no deje de abonarlo. Sí se puede.


Carmen Juncos y Ricardo Sossa

Editores jefes y Directores de proyectos

[email protected]

 

Fuente: Recuperado de: www.sbdcr.com / www.pyme.go.cr/, http://gobierno.cr/tag/sistema-de-banca-para-el-desarrollo • Fotos: Shutherstock


Ver comentarios