Miguel Angel Rodríguez

Miguel Angel Rodríguez

Enviar
Lunes 19 Diciembre, 2016

Si no mejoramos lo que estamos haciendo con nuestra educación vamos a seguir sufriendo un nivel de pobreza similar al que teníamos antes de la crisis de los años 80

Educación: Urge actuar, actuar bien

Acaba de publicarse el informe PISA de la OECD que mide las habilidades de jóvenes de 15 años para utilizar conocimientos de ciencia, lectura y matemáticas. Las noticias deben angustiarnos y forzarnos a tomar medidas heroicas.
A pesar del esfuerzo y la dedicación de miles de maestros comprometidos con su vocación a lo largo del territorio nacional, los resultados son desastrosos.
Si no mejoramos lo que estamos haciendo con nuestra educación vamos a seguir sufriendo un nivel de pobreza similar al que teníamos antes de la crisis de los años 80; con un desempleo muy alto y que afecta tan brutalmente a los jóvenes que debe darnos vergüenza; con una desigualdad mayor al promedio de la muy alta desigualdad latinoamericana y con una democracia cada vez menos apreciada y más en peligro porque para muchos se vuelve irrelevante.
Cuando tuvimos los resultados de PISA 2009 nos golpeó la evidencia de que las habilidades de nuestros jóvenes después de nueve años de enseñanza eran muy insatisfactorias para que se pudieran desarrollar adecuadamente en el siglo XXI. Vino PISA 2012 y habíamos BAJADO en los niveles alcanzados en las tres áreas de aplicación de conocimientos que se miden. Ahora, PISA 2015 nos vuelve a enfrentar con una DISMINUCIÓN de las habilidades que adquieren nuestros estudiantes en ciencia, lectura y matemática. El resultado es peor cada vez.
PISA mide siete niveles competencia en el uso de la habilidad. Resultados por debajo del nivel 2 significan que la persona no está capacitada para desenvolverse aplicando los conocimiento de ciencia, lectura o matemática como un ciudadano crítico e informado. En los resultados de 2015 los datos de Costa Rica sufrieron disminución en todos los niveles.
Ciencia- En este campo en los países de la OECD un 79% de los estudiantes está por encima del nivel 2 y su puntaje promedio es de 493. Además un 7,7% de sus estudiantes alcanza los dos más altos niveles de capacitación.
En Costa Rica en PISA 2015 el promedio ha bajado a 420; un 46% de los jóvenes encuestados no alcanza el nivel 2 y solo un 18% supera ese nivel. En los niveles de excelencia solo está uno de cada mil estudiantes. De 2009 a 2015 aumenta el porcentaje que no alcanza el nivel básico y disminuye el porcentaje de alumnos excelentes.
Hay que tomar en cuenta que solo un 63% de los jóvenes de esa edad asiste a los colegios, lo que significa que de la juventud de 15 años, dos terceras partes no alcanzan el nivel básico de ciencias para desempeñarse en nuestra sociedad. La diferencia de educación en ciencias con respecto al promedio de la OECD, representa que nuestros jóvenes a esa edad con la educación promedio recibida van con dos años de atraso. Mutatis mutando estos comentarios se aplican a lectura y matemáticas.
Lectura- El promedio de la OECD es 493 con un 80% por encima del nivel básico (2) y un 5,6 en los dos niveles altos de excelencia. Costa Rica tiene un resultado de 427 puntos que es inferior a las dos pruebas anteriores; un 40% no alcanza el nivel básico y solo un 25% lo supera. En los dos más altos niveles (excelencia) solo califica un 0,6%
Matemática- Para los países de la OECD el promedio alcanzado es 490 con un 77% de los estudiantes por encima del nivel básico y un 10,7% en los niveles de excelencia. Costa Rica obtuvo 400 puntos; casi dos tercios (62,5%) no alcanzó el nivel básico y solo un 11,7% lo superó. En los niveles de excelencia se ubican solo tres de cada mil estudiantes. La proporción de estudiantes que no alcanzó el nivel básico creció de 2009 a 2012, y volvió a crecer de 2012 a 2015 (56,7%/59,9%/62,5%)
Una tercera parte de los jóvenes costarricenses no alcanzó el nivel básico en ninguno de los tres campos y solo un 13% de la diferencia en resultados entre nuestros estudiantes se explica por su situación socioeconómica.
Y mientras tanto el gasto público en educación ha crecido vertiginosamente. De 2006 a 2015 el gasto en educación ha aumentado un 67% como proporción del PIB.
El gasto en educación por estudiante entre los seis y los 15 años de Costa Rica es mayor al de Turquía, Uruguay, Bulgaria, Chile, Lituania, Hungría y Taiwán que son países con mejores (en muchos casos mucho mejores) resultados. Todos los países con ese gasto igual o mayor al de Costa Rica tienen resultados muy superiores.
No podemos ser indiferentes ante esta situación. No se arregla con más plata ni con cambio de programas. Enfrentemos los costos. Que no se contrate ni un educador más sin exámenes de conocimiento y habilidad para enseñar. Que no sigamos sin evaluar lo que ocurre dentro de las clases.