Enviar
Ecuador cancela concesión a empresa de Slim

Porta, el mayor operador de telefonía móvil del país suramericano, fracasó en sus intentos de renovar contrato con el Estado

Quito
EFE

La oferta hecha por la operadora de telefonía móvil Porta, la mayor de Ecuador, no alcanzó para renovar su concesión por 15 años, ya que se quedó $173 millones por debajo de los $480 millones que reclamaba el Estado, señaló ayer la Superintendencia de Telecomunicaciones (Suptel).
El secretario de la Suptel, Jaime Guerrero, explicó ayer a periodistas que la propuesta que presentó Porta, empresa del magnate mexicano Carlos Slim, que alcanzaba los $307 millones era “inconveniente” para el Estado, por lo que decidió concluir con el contrato.
Precisó el funcionario que el Estado esperaba una remuneración de $480 millones de Porta, la mayor operadora en este sector del país y que tiene unos siete millones de usuarios de los diez que hay en Ecuador.
La Suptel realizará una auditoría técnica, operativa, administrativa y financiera a Porta una vez que la entidad gubernamental reciba notificación de la conclusión del contrato por parte del Consejo Nacional de Telecomunicaciones (Conatel), que anoche decidió darlo por terminado al no llegar a un acuerdo económico.
La auditoría se iniciará el próximo 5 de mayo y tendrá el objetivo de seguir con los trámites de terminación del contrato con Porta.
En los siguientes cuatro meses se elaborará un plan de contingencia que garantice la continuidad del servicio hasta que se inicie una etapa de licitación para contratar los servicios de otra operadora, añadió Guerrero.
“Esperamos poderlo hacer cuanto antes. Nos podría tomar unos meses hasta vender la idea a operadores internacionales”, dijo Guerrero, quien añadió que en esa licitación no podrá participar la operadora mexicana.
La Suptel comenzará el proceso de reversión al Estado de los bienes de Porta a partir del próximo 28 de agosto, cuando concluye el actual contrato de la compañía, indicó Guerrero.
Por su parte, el abogado de Porta, Jaime Bernal, dijo a periodistas que la negociación con el Estado ecuatoriano “continúa” y aseguró que la próxima semana se reunirá con autoridades del Conatel a las que explicará los fundamentos de su propuesta.
Bernal señaló que considera “inequitativo e ilegal” el planteamiento del Estado ecuatoriano para las concesiones de telefonía móvil, ya que “pretende asignar precios diferentes a concesiones idénticas”.
El representante de Porta añadió que garantiza la continuidad en las operaciones y actividades de la compañía hasta la conclusión del proceso de negociación que, según él, se mantiene.
El presidente de Ecuador, Rafael Correa, había adelantado que Porta tendría que pagar alrededor de $500 millones para la renovación por otros 15 años de la concesión, con servicios añadidos de tercera generación (3G).
Además de Porta, que opera en Ecuador desde 1993, el Conatel negociaba también la renovación del contrato con la empresa de origen español Movistar-Telefónica, que tiene alrededor del 30% del mercado, y alcanzó recientemente un acuerdo para otros 15 años de operaciones en el país andino.
Movistar-Telefónica acordó un pago de alrededor de $230 millones por la concesión para esos tres lustros, acorde con su cuota de mercado, según fuentes del sector.
Ver comentarios