Logo La República

Lunes, 19 de noviembre de 2018



COLUMNISTAS


Donde ninguna noticia es buena

Carlos Denton [email protected] | Miércoles 20 julio, 2011



Donde ninguna noticia es buena


Los casos del dengue que aparecen en Costa Rica cada vez son menores; lo mismo es cierto de la “enfermedad de los pobres”, el cólera. Enfermedades endémicas a países como Panamá, por ejemplo la fiebre amarilla y la malaria, no aparecen del todo en el caso de la primera y solo ocasionalmente en el segundo. Ya los costarricenses se han acostumbrado a residir en un país saludable, y como resultado solo hay noticias cuando ocurre un brote de alguno de estos malestares. ¡El hecho de que no hay problema epidemiólogo no es noticia!
La jerarca que tiene responsabilidad importante por esta situación tan positiva es la ministra María Luisa Avila, que además es la más popular de las dos últimas administraciones. ¿Cómo logra ella ser vista tan favorablemente frente a una situación donde no hay novedades? Las razones son varias, pero una de las principales es que esta galena parece estar en todo lado, educando, impulsando, denunciando, eliminando trámites y haciéndose sentir entre el pueblo.
Antes de la llegada de Avila al Ministerio, los “inspectores de salud” vigilaban de manera “pro forma.” De vez en cuando ponían un partecito, pero en general no se hacían sentir. Ahora con el cierre de restaurantes, algunos de renombre, y la clausura de otros tipos de establecimientos, incluyendo la Asamblea Legislativa, los costarricenses a todos los niveles saben que hay alguien “que no está jugando.” Lucha en contra del tabaquismo y cuando siente que los legisladores no entienden el problema, se pronuncia sin tapujos. Entre la gran mayoría hay apoyo para este tipo de acción porque se siente que alguien le está protegiendo del mal.
Logró aprobar legislación que gobierna el manejo de los residuos de productos electrónicos y consiguió el apoyo de varias empresas que comercializan estos para que no terminaran en los rellenos que todavía predominan en lo que es el manejo de la basura en el país. Evitó que estos sitios se envenenaran por décadas hacia el futuro con computadoras y televisores viejos.
Avila ha logrado poner a operar programas de vacunaciones, especialmente de niños, que han logrado mermar la tasa de mortalidad infantil a niveles de las más bajas en el mundo.
Cuando se trata de la salud pública, se mueve sin temblarle el pulso y se enfrenta a cualquiera no importa su posición en la sociedad. Los que dudan de esto deberían recordar la cancelación del peregrinaje a Cartago en 2009 por miedo a la gripe A H1N1.
También toma posiciones que para algunos pudieran parecer “controversiales.” Su posición con respecto al matrimonio de personas del mismo sexo es solo un ejemplo. Cuando expuso su punto de vista en este tema los susurros en el internet crecieron a gritos en ciertos círculos.
Algunos preguntaron por qué no fue nombrada esta ministra de tanto éxito de la administración Arias como presidenta de la Caja Costarricense de Seguro Social. A riesgo de provocar la ira de algunos galenos, creo que lo que necesita la Caja es un experto en finanzas y recursos humanos como cabeza, y no un médico. ¡Qué bueno que la Presidenta Laura Chinchilla no le ofreció un puesto que no era para las capacidades tan fenomenales que tiene!
La situación en el campo de la salud pública general es cada vez más deseable en Costa Rica y esta Ministra de Salud es factor importante en lo que se ha logrado.

Carlos Denton
[email protected]