Destino incierto para el Tajo Asunción
Una resolución definitiva de Setena no podrá darse hasta tanto no se resuelva una recusación que presentó la empresa, señaló Freddy Bolaños, secretario de esa entidad. Esteban Monge/La República
Enviar

Diputado pide a Minae supervisar obras para minimizar impacto ambiental

Destino incierto para el Tajo Asunción

Ante imposibilidad de explotación, constructores de terminal buscaron otras opciones

El destino del Tajo Asunción, que debía proveer los materiales para la construcción de la nueva terminal de contenedores en Moín, es una total incertidumbre.

201503232157410.n22.jpg
Por ahora, diversos recursos legales le impiden proveer los materiales a los constructores de la nueva terminal de contenedores de Moín, ante la presunta contaminación que estaría dándose a un importante afluente de agua potable para la ciudad de Limón.
Mientras la empresa lucha por demostrar que no existe afectación ambiental y que todos los recursos legales la avalan, ya los constructores del nuevo puerto encontraron soluciones alternas para no detener las obras.
El último capítulo de este infructuoso proyecto se produjo ayer con la solicitud del diputado Gerardo Vargas, del Frente Amplio, que solicitó al Minae respetar un fallo de un tribunal contencioso en contra del tajo, y le solicita que supervise la realización de obras de mitigación.
Sin embargo, la empresa asegura que otro fallo del Contencioso le dio la razón, que la medida cautelar ya fue levantada y que está demostrado que no hay afectación al ambiente.
Tanto el Minae como la Secretaría Técnica Ambiental están a la espera de que la Casa Presidencial resuelva una recusación presentada por los administradores de la cantera con el fin de tomar una decisión definitiva, expresó Freddy Bolaños, secretario general de la Setena.
Este organismo había otorgado inicialmente la viabilidad ambiental al Tajo Asunción el año anterior. Sin embargo, se frenó tras un recurso de revocatoria presentado por AyA, en el que alegó que la explotación podría contaminar al río Banano.
Por otra parte, la afectación al río Banano se daría en el caso de que se ejecute un proyecto para llevar agua potable a Limón, el cual se encuentra actualmente en estudios de prefactibilidad.
En este camino tortuoso de fallos y apelaciones se han involucrado hasta la Procuraduría y la Sala Constitucional. Sin embargo, por ahora el proyecto sigue sin poder explotarse.
Con el fin de no detener sus obras, la empresa constructora de la terminal de contenedores decidió hacer algunos cambios en el diseño del dique y la isla artificial con el fin de poder utilizar piedra redonda de río, en lugar de piedra de tajo.
Hasta el momento, ya han recogido más de 175 mil toneladas de material, aunque este es insuficiente todavía para llenar las necesidades de piedra que se requieren para la construcción de la isla artificial de 40 hectáreas y el dique de acceso desde la playa.

Rodrigo Díaz
rdiaz@larepublica.net

Ver comentarios