Enviar
TECNOLOGIA
“Destecnologizarse”, ¿imposible?

Algunas personas deciden cerrar sus cuentas en redes sociales en búsqueda de privacidad y menos bombardeo de información



Mantener una imagen profesional, enfocarse en la comunicación real y preservar la privacidad, fueron algunas de las razones por las cuales algunos lectores de la edición en línea de la cadena CNN decidieron cerrar su cuenta en Facebook.
Aunque para algunos suene imposible, las desactivaciones de Facebook son más comunes de lo que se cree, al menos en el caso de Estados Unidos.
Para quienes decidieron “destecnologizarse”, consideran haber recibido ciertos beneficios, como dedicar más tiempo a otras actividades.
Se debe tener en cuenta que en sí en el entorno virtual no hay redes buenas ni malas, básicamente se trata del uso que se les da a estos espacios, así como el tiempo.
“Se puede estar actualizado con las últimas noticias por medio de Twitter o conocer lo que hacen los amigos a través de Facebook; el problema se presenta con el abuso y la ansiedad que esto genera”, comentó Paula Brenes, directora del Centro de Negocios de Investigación y Desarrollo de Ulacit.
La especialista considera que cuando se desea desaparecer de las redes sociales, los usuarios se enfrentan a un proceso de borrado, que en algunos sitios es bastante sencillo, pero encontrar el enlace para realizarlo puede ser complicado.
“Sin embargo, si es necesario hacerlo, ya sea por privacidad o por otras razones personales, en Internet existe un sitio llamado AccountKiller, que facilita los accesos directos para eliminar la cuenta de la red social; no es un proceso automático como otras aplicaciones del mercado, pero es bastante útil”, comentó.
Pero, ¿está preparado para tomar la decisión?; la psicóloga Shirley Garita considera poco posible “destecnologizarse” completamente.
“Lo que sí es factible y necesario es que las personas les demos un uso apropiado a las nuevas tecnologías y no nos volvamos instrumentos principalmente de las de comunicación”, comentó.
Desde su punto de vista, Facebook y Twitter marcan las interacciones cotidianas de muchas personas y repercuten en los modos de socialización, favoreciendo la creación de lazos y dándoles a sus usuarios un sentimiento de pertenencia e identidad.
“Sin embargo, hay evidencia de que las redes sociales así como tienen sus cosas positivas, también tienen su parte negativa, como por ejemplo la pérdida de privacidad en distintos grados; muchas personas adaptan su perfil virtual creando una especie de realidad alterna”, comentó.
A esto suma que es un medio de comunicación que no permite desarrollar la inteligencia emocional y la sensibilidad porque las personas están ensimismadas en su vida virtual.
“Es una decisión personal si se desea mantener o no una cuenta en las redes sociales. Las personas debemos estar en capacidad de ser dueñas de nuestras propias decisiones y no dejarnos influenciar por las posturas de los demás”, dijo.
Además considera que tomar la decisión de cuándo “desconectarse”, no debe hacer sentir mal o culpable a los usuarios que pueden estar buscando alejarse del bombardeo de información.

Melissa González
[email protected]



Ver comentarios