Crucitas a penales
En 2010 la Sala Constitucional recibió decenas de recursos de amparo contra el proyecto Crucitas, sin embargo todos fueron rechazados. Archivo/ La República
Enviar

Arbitraje internacional decidiría desempate

Crucitas a penales

Industrias Infinito reclama por incoherencia en sistema jurídico nacional

Un fallo en 2010 del Tribunal Contencioso Administrativo, apoyado por la Sala I se trajo abajo el proyecto de Crucitas.
No obstante, meses antes de este fallo, la Sala IV rechazó una serie de recursos de amparo contra este proyecto.

201304122258020.n22.jpg
Ante la contradicción de ambas salas, Industrias Infinito buscará negociar con el gobierno una salida al problema; de no ofrecerle lo que quiere, el proyecto Crucitas se definiría en los penales del arbitraje internacional.
La polémica en torno al proyecto de explotación de oro en la mina de Crucitas en San Carlos, inicia cuando Setena aprueba un estudio de impacto ambiental en la mina, por lo que el Ministerio de Ambiente le otorgó la concesión de explotación a Industrias Infinito.
No obstante, la oposición al proyecto fue férrea y una lluvia de recursos de amparo fueron rechazados por la Sala IV.
Siete meses después, la Sala I respaldó un fallo del Contencioso Administrativo que impedía la continuidad del proyecto, lo que generó el disgusto de la empresa canadiense, que lleva dos años y medio esperando una respuesta de la Sala IV.
“Los fallos son totalmente contradictorios. El sistema falló, ya que invita a una empresa para venir al país y cambia las reglas del juego”, comentó Yokebec Soto, vocera de la empresa.
El arbitraje internacional será el último recurso con  que contará la compañía extranjera, la cual busca resucitar el proyecto o recibir una indemnización de $1.092 millones por parte del Estado costarricense.
La compañía lamentó tener que llevar el problema a las últimas consecuencias y cuestionó la credibilidad del sistema jurídico nacional.
Por su parte, Ana Virginia Calzada, presidenta de la Sala IV, prefirió no referirse a Crucitas, ya que está actualmente en estudio, pero reconoció que no está muy clara la delimitación de casos entre los distintos tribunales.
“Hay una línea muy tenue entre la materia que conoce la Sala IV y el Contencioso, no hay una clara diferenciación”, comentó Calzada.
El gobierno recibió un ultimátum de seis meses para sentarse a negociar con Industrias Infinito. La empresa canadiense solo saldría satisfecha si se revive el proyecto o si se le ofrece una indemnización económica.
Francisco Chacón, ministro de Comunicación, afirmó que el tema ya ha tenido suficiente discusión y lo que habría que analizar es si existe algún mérito para el reclamo.

Luis Fernando Cascante
[email protected]


Ver comentarios