Logo La República

Sábado, 28 de noviembre de 2020



ÚLTIMA HORA


CrossFit, un negocio de $4 billones, se desmorona por un tuit racista

Walter Herrera [email protected] | Miércoles 10 junio, 2020 07:19 am

crossfit
El negocio de la marca CrossFit se ha visto perjudicada. Wikimedia/La República


Reebok cancela su millonario patrocinio y atletas élite anuncian que no participarán en el máximo evento de CrossFit a nivel mundial.

Este es el saldo del tuit racista que publicó Greg Glassman, CEO de CrossFit, con respecto al movimiento social que está levantando a Estados Unidos tras el homicidio de George Floyd por parte de las autoridades policiales en ese país.

El sábado, 6 de junio, el Institute for Health Metrics and Evaluation publicó un tweet en su cuenta oficial: "El racismo y la discriminación son problemas de salud pública que exigen una respuesta urgente", en la línea de otras tantas instituciones que se han alineado con el movimiento Black Lives Mattter.

Glassman respondió al tweet desde su cuenta personal con solo dos palabras: "Es FLOYD-19".

Pese a que en un posterior tweet se refería al fallecimiento de George Floyd como "brutal asesinato", no era suficiente para apaciguar los ánimos de aquellos que consideraban que Glassman había hecho una burla de su muerte.

Lea más: Niños desde los cinco años participarán en torneo de CrossFit

Las consecuencias no se han hecho esperar, y amenazan el futuro más a corto plazo de la marca CrossFit.

Reebok, del grupo Adidas, ha hecho público un comunicado en el que cancela el acuerdo con la marca, a quien llevaba unida toda una década.

"Hemos estado en conversaciones recientes sobre un nuevo acuerdo, sin embargo, a la luz de los acontecimientos recientes, hemos tomado la decisión de poner fin a nuestra asociación con CrossFit".

La inversión anual rondaba los $50 millones.

Rogue, el otro gran patrocinador de CrossFit, se ha desmarcado de manera tajante.

"No apoyamos las últimas declaraciones realizadas por Greg Glassman", han declarado desde la empresa especializada en material de fitness, al tiempo que ha decidido retirar el logo de CrossFit de sus competiciones y darse un tiempo para pensar qué hacer con el patrocinio de cara a la próxima temporada.

Lea más: Tica Amalia Ortuño es campeona en segunda competencia de CrossFit más grande del mundo

Pero no es solo Reebok quien da la espalda a CrossFit: no son pocos los gimnasios vinculados a la marca -hasta 13 mil en todo el planeta- que han querido desvincularse de Glassman, según la revista especializada, Planeta Triatlón.

En Estados Unidos tres grandes cadenas deportivas como Magnus, Train&Able y Petworth Fitness han hecho pública su intención de no seguir unidos a Crossfit.

Además, atletas de alto rendimiento también se mostraron en contra de Glassman.

Camille Leblanc-Bazinet, campeona en 2014 de los CrossFit Games, ha ido más allá y se ha desvinculado completamente de Crossfit.

Chyna Cho, otra deportista de primer nivel, ha reconocido sentirse "triste y avergonzada".

Annie Thorisdottir, ganadora en 2011 y 2012 y que continúa en activo, ha pedido que la comunidad CrossFit se desvincule de la marca.

"CrossFit no es una marca. CrossFit somos nosotros", ha publicado en Instagram junto a un extenso comunicado.

Mientras que Noah Ohlsen y Chandler Smith han renunciado a participar en los CrossFit Games de este verano.


NOTAS RELACIONADAS






© 2020 Republica Media Group todos los derechos reservados.