Crisis en Brasil perjudica más de lo esperado a Petrobras
La compañía ha estado despidiendo personal y renegociando contratos con proveedores desde que los precios del petróleo iniciaron un declive. Bloomberg/La República
Enviar

La crisis política y económica de Brasil está creando más dificultades de lo que se esperaba para Petrobras.

Así como el aumento de la producción en los prospectos petroleros en aguas profundas le dio algún respiro, las ventas de activos —tan necesarias para la empresa— se han estancado en medio de la turbulencia política, mientras que una economía débil y la creciente competencia socavan las ganancias de las ventas de combustible. Los pagos de impuestos y las provisiones para un contrato de perforación cancelado en medio de una investigación de soborno erosionaron aún más las ganancias en el segundo trimestre.

El mayor productor en aguas ultraprofundas del mundo está luchando por recaudar $21 mil millones en ventas de activos para finales de 2018 en un esfuerzo por eliminar más de $100 mil millones en deuda. No ha cerrado ningún acuerdo importante este año, y con el país en vísperas de la campaña presidencial de 2018, la ventana para nuevos acuerdos se está estrechando, de acuerdo con UBS AG.

"Nos hemos vuelto un poco más cautelosos, principalmente en la eliminación de refinación, que es transformacional", dijo el analista de UBS Luiz Carvalho en un correo electrónico antes de la publicación de los resultados de la empresa.

Mientras tanto, el petróleo extraído debajo de una capa de millas de sal bajo el fondo marino del Atlántico ha ayudado a la empresa a mantener la producción en altos niveles históricos.

Los recortes de costos también han sido fundamentales. La compañía ha estado despidiendo personal y renegociando contratos con proveedores desde que los precios del petróleo iniciaron un declive, y está vendiendo desde refinerías hasta plantas petroquímicas. También se ha unido a perforadores como ConocoPhillips, Hess Corp. y Statoil ASA, que han reducido sus planes de gastos de capital para hacer frente a la persistente caída de los precios del petróleo.

Pero eso no ha sido suficiente para aumentar las ganancias. Petróleo Brasileiro SA, como se conoce formalmente a la empresa, informó una ganancia neta de 316 millones de reales ($100 millones) en el segundo trimestre, frente a los 4.450 millones de reales del primer trimestre.

Se espera que las ventas de activos aumenten en el segundo semestre y compradores interesados ​​se han acercado a Petrobras, dijo el director financiero, Ivan Monteiro. Una nueva política de ajustes de precios diarios de los combustibles diseñada para disuadir la competencia comenzará a mostrar resultados en el tercer trimestre, dijo el ejecutivo.

La incertidumbre política ha retrasado otras mejoras que los inversionistas han estado esperando. Ese es el caso de una revisión de contrato derivada de una venta de acciones de 2010 que podría traducirse en ganancias multimillonarias para la compañía con sede en Río de Janeiro. Un posible acuerdo compensatorio probablemente necesitaría la aprobación del Congreso, donde la coalición gobernante está más centrada en mantener al presidente Michel Temer en el cargo hasta 2018 y aprobar reformas como la del sistema de seguridad social.
 

Ver comentarios