Costo de la vida se sentirá más en 2018
Enviar

El costo de la vida se sentirá más en 2018 para todos los costarricenses debido a las proyecciones del Banco Central (BCCR) de que la inflación llegará al rango del 4%, debido a factores de riesgo nacionales e internacionales.

De igual manera, la inflación subyacente, que corresponde a la que tiene origen en presiones monetarias sobre las que el BCCR tiene algún grado de control, se ubicaría dentro de dicho rango, pero en torno a su valor medio (3%), todo esto según el informe de inflación de 2017.



Las proyecciones de inflación incorporan la información disponible al 20 de diciembre de 2017 sobre el comportamiento de las variables macroeconómicas relevantes en un horizonte de ocho trimestres (I de 2018 al IV de 2019) y suponen que el BCCR ajusta su postura de política monetaria de manera prospectiva en procura de mantener la inflación dentro del rango meta.

“Existen riesgos que de materializarse podrían desviar la inflación de la proyección central de este ejercicio. Algunos de los eventos se relacionan con la incertidumbre proveniente del contexto internacional y con factores internos que restan grados de libertad a la política monetaria; en particular, la ausencia de una solución estructural al problema de las finanzas públicas”, indica el informe del Banco Central.

Un crecimiento de la economía mundial menor al proyectado, es parte de los principales riesgos externos contemplados en dicho informe.

En el plano internacional, las proyecciones de los organismos financieros internacionales sobre la recuperación de la economía mundial pueden ser menores en razón de efectos adversos en los mercados financieros internacionales.

Todo esto como producto de los ajustes progresivos en la tasa de política monetaria en Estados Unidos por parte del Sistema de la Reserva Federal (en general de una política menos expansiva, con el inicio en octubre pasado de la venta gradual de activos).

“Ajustes más rápidos y de mayor magnitud a lo previsto por el mercado en la tasa de interés podrían repercutir negativamente sobre el crecimiento mundial. Al respecto, debe considerarse que, según las proyecciones del Fondo Monetario Internacional publicadas en el segundo semestre del año (octubre 2017), se espera que para 2018 y 2019 la economía mundial crezca a una tasa del 3,7%”, indica el informe.

Sin embargo, la economía de Estados Unidos de América, principal socio comercial de Costa Rica, crecería por debajo de esos valores: 2,3% en 2018 y 1,9% en 2019.

Otro aspecto que golpeará la inflación desde el exterior es el alza no prevista de precios internacionales de materias primas.

“En el horizonte de proyección se supone una recuperación en los precios de materias primas con respecto a los observados en 2017. No obstante, de materializarse los riesgos a la baja en el crecimiento mundial podrían surgir presiones a la baja en estos indicadores; en contraste, no se puede desconocer que los mercados de materias primas son sensibles, por ejemplo, el petróleo, ante acontecimientos geopolíticos”, indica el informe del BCCR.

A lo interno, el principal riesgo es el deterioro financiero del Gobierno central. Un déficit del Gobierno central que sigue en aumento implicaría una presión al alza en las tasas de interés locales.

“Dados los pasivos con costo del BCCR (alrededor del 8% del PIB), mayores tasas de interés llevarían a un incremento del déficit de la autoridad monetaria, lo que a su vez podría originar una mayor expansión de los medios de pago y por tanto, mayores presiones inflacionarias en el mediano plazo”, dice la autoridad monetaria.

Otro aspecto que empujaría al alza la inflación este año es una mayor depreciación del colón.

Un ajuste al alza en las tasas de interés internacionales mayor del esperado por el mercado, podría llevar a reversiones en los flujos de capitales, en mayor medida en las economías emergentes y en vías de desarrollo, lo que generaría presión para la depreciación de sus monedas, de lo cual Costa Rica no estaría exenta.

Una depreciación del colón mayor a la prevista quedaría de manifiesto en mayores precios locales para las materias primas y alimentos importados, además dependiendo de su magnitud, afectaría las expectativas de variación cambiaria, con efectos de segunda ronda que se manifestarían en las expectativas de inflación.

 


Proyecciones de inflación


Un alza en el costo de la vida es lo que espera el Banco Central para este año (cifras expresadas en porcentajes del índice de precios al consumidor).

Trimestre IPC
IV- 2017 2,5
I-2018 2,7
II-2018 3,5
III-2018 3,9
IV-2018 4,0

Fuente: Informe inflación BCCR


Así lo ven


La inflación baja ha respondido a presiones externas principalmente, pero se espera un aumento para este año.

Gloriana Ivankovich

Economista
Analista económica

La inflación baja de los últimos años ha respondido tanto a bajas presiones internas como externas.
Sin embargo, pese a que no se prevén presiones de demanda dada la brecha de producto, los precios de “commodities” en los mercados internacionales que se habían mantenido muy bajos en los últimos años han estado subiendo en las últimas semanas (pese a que las expectativas internacionales esperan que se mantengan relativamente estables) y podrían presionar a que la inflación se acerque al rango meta en 2018.

Daniel Suchar

Especialista
Análisis Financiero

La inflación ha estado muy baja y con ello, los ajustes salariales han sido muy marginales.
El aumento de precios fuera de la canasta básica ha estado por encima de dicho indicador de Precios al Consumidor, lo que se traduce en una baja en el poder adquisitivo de la gente.
Si se vuelve a las metas de inflación (3% +/- 1%), proveerá al ciudadano común la sensación de obtener un ingreso mayor y así, poder enfrentar la vida cotidiana con mejores ojos.


Ver comentarios