Enviar
Esquema de bandas cambiarias quedaría eliminado
Costa Rica estaría lista para sistema de flotación del colón
• El Central asume como reto consolidar la baja inflación y avanzar hacia metas de inflación y flexibilidad cambiaria


Wilmer Murillo
[email protected]

Luego de casi diez semanas sin ninguna intervención del Banco Central en el mercado cambiario y tres años del sistema de bandas, Costa Rica estaría lista para poner a flotar la moneda.
Actualmente, la moneda se mantiene de dos márgenes de fluctuación (techo y piso) que determinan su grado de flexibilidad y que es en la actualidad de poco más de ¢100.
El siguiente paso sería avanzar a un mercado para determinar el tipo de cambio sin comprometerse con una trayectoria preanunciada y en donde la autoridad monetaria se compromete a alcanzar una meta de inflación.
El régimen de bandas no está consolidado pero está consolidándose, tras nueve semanas y media sin intervención ni siquiera intramarginal del Central en el mercado cambiario.
Las empresas han incorporado a sus cálculos el riesgo cambiario y los bancos comerciales han expresado al Central su interés en crear el mercado de derivados para protegerse de fluctuaciones de la moneda, dijo ayer Francisco de Paula Gutiérrez, presidente del Banco Central.
La gente está menos agresiva con el sistema de bandas y este ha permitido reducir la inflación y el control monetario, dijo Gutiérrez.
No obstante, dar el paso a un nuevo esquema cambiario no será en este momento, aunque hay mayores espacios para hacerlo. La razón es que el país se encuentra en un proceso electoral y no es el momento conveniente, dijo.
“Los costarricenses ya aprendieron a manejar esta bici en línea recta y casi están listos para tomar las curvas”, dijo usa
ndo un símil.
La inflación se situará por el orden del 5% este año y las expectativas de devaluación, que al inicio de año rondaban el 9% según la proyección de varios analistas, en la actualidad han bajado por el orden del 7%.
La mezcla de la política monetaria ejecutada ha permitido mantener la solidez del sistema bancario y nuevos espacios para recortar las tasas de interés, de acuerdo con los anuncios adicionales que hizo ayer el jerarca.
“Los bancos tienen u
na posición sólida; la crisis no golpeó su situación patrimonial”, aseveró Gutiérrez. Asimismo, destacó la importancia que tuvo en ello la adecuada supervisión del sistema financiero, que aunque criticado por severo “brindó adecuados resultados”.
Pese a los logros, Costa Rica tiene una agenda de trabajo por delante para enfrentar la etapa posterior a la crisis, pues nada volverá a ser igual, después de esta, señalo.
Entre las principales tareas dijo que figura recuperar la estabilidad fiscal que fue estimulada como medida contracíclica a fin de paliar la crisis.
El Central prevé que tanto este 2009 como para 2010 se presenten crecimientos en el déficit fiscal, pero Gutiérrez advirtió que no se podría permitir que ese indicador continúe en crecimiento para los siguientes años.
El país entra en un proceso de recuperación, que será lento pero dejando reducidas las vulnerabilidades externas, un fortalecimiento de su posición de reservas ($4.050 millones) y una cuenta corriente en equilibrio.
A pesar de este entorno favorable de los indicadores de actividad económica en los últimos meses, el Banco Central duda que esta recuperación se refleje con la misma velocidad en los niveles de empleo del país. “Es muy probable que los datos sobre empleo, que dará a conocer la semana próxima, el Instituto Nacional de Estadística y censos luzcan feos”, precisó.
Actividades como la hotelería, el comercio, la construcción y la agricultura —los más golpeados por la crisis internacional y eventos climáticos—, muestran caídas en los primeros ocho meses del año.


Ver comentarios