Logo La República

Sábado, 2 de marzo de 2024



NACIONALES


País lidera los índices de esta condición en América Latina, según UNICEF

Costa Rica reprueba en el combate a la obesidad estudiantil

Saltarse el desayuno representa una de las malas prácticas comunes entre los ticos

Andrei Siles asiles@larepublica.net | Miércoles 07 febrero, 2024


mantener dieta balanceada no es solo cosa adultos se suman descuidos tradicionales no comer horas obviar desayuno ajetreo mañanas antes salir escuela colegio ello podría explicar por qué nuestro país mantiene indicadores más elevados sobrepeso obesidad infantil
Prestar atención a nuestros hábitos día a día hace que logremos pequeños cambios que ayuden a lograr grandes beneficios para nuestra salud y la de los más pequeños, explica la Dra.Shirley Thüel, vocera del Colegio de Profesionales en Nutrición. Cortesía/La República


Mantener una dieta balanceada no es solo cosa de adultos, y si, además, se suman algunos descuidos nutricionales, como no comer a las horas o incluso obviar el desayuno, quizás por el ajetreo de las mañanas antes de salir a la escuela o el colegio, ello podría explicar por qué nuestro país mantiene los indicadores más elevados de sobrepeso y obesidad infantil en la región.

Lea más: Estas son opciones de meriendas saludables para niños y adolescentes en etapa escolar

Y es que, según el más reciente estudio referente a dicho panorama publicado por el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) y el Ministerio de Salud, Costa Rica ha experimentado una preocupante alza en el porcentaje de esta condición en niños y adolescentes.

En este sentido, alrededor del 31,7% de la población entre los cinco y 19 años tiene sobrepeso o algún grado de obesidad, lo cual se debe a causas como el poco consumo de frutas y verduras, contrastando con una alta ingesta de azúcares y grasas, combinado con una notoria falta de actividad física; apenas un 18% de los adolescentes hace ejercicio regularmente, por ejemplo

Esta última situación no difiere mucho de la de los niños de edad escolar, entre los cuales existe un “gran vacío” de información con respecto a la actividad física, mientras que los hallazgos en patrones de sueño y otros indicadores relacionados no favorecen un escenario alentador.

Promover meriendas saludables desde casa, así como respetar los horarios de comida, deben ser parte de las acciones para generar un cambio en el paradigma alimentario de los ticos, principalmente desde edades tempranas, en pro de prevenir el padecimiento de enfermedades como hipertensión o diabetes, mismas que año con año van en aumento.

“Los niños que, por ejemplo, omiten el desayuno, parecen tener más probabilidades de desarrollar ciertas condiciones metabólicas tales como niveles altos de azúcar en sangre, niveles anormales de colesterol y exceso de grasa en la cintura, condiciones que aumentan el riesgo de accidentes cerebrovasculares y padecimientos cardiacos”, explica Francisco Herrera, nutricionista de Dos Pinos.

Pero las consecuencias no se quedan allí, dado que la afectación en el nivel educativo, exclusión social, depresión o baja autoestima son también afectaciones paralelas a lo meramente físico, con el riesgo de generarse comportamientos agresivos o defensivos; traumas que pueden llevarse a la etapa adulta y afectar vinculaciones futuras.

“Las personas con esta condición pueden sufrir bullying por parte de sus pares, lo que genera un daño en su percepción corporal. Otra consecuencia puede ser el presentar eventualmente algún trastorno alimenticio, depresión, ansiedad u dificultades para socializar, aislándose o reprimiendo sus emociones”, detalla Tatiana Carrillo, psicóloga y psicopedagoga.

Dado este contexto y de cara al inicio del curso lectivo, es importante dedicar tiempo al planeamiento de los alimentos que se van a consumir en la semana, según la Dra. Shirley Thüel, vocera del Colegio de Profesionales en Nutrición.

Lea más: CCSS pide vigilar con lupa alimentación de población infantil

“La importancia de la merienda no radica solo en cumplir con el hábito sino también en qué elegimos para comer. Una merienda nos puede aportar entre el 10% al 15% de las calorías diarias que debemos consumir para mantenernos saludables, tan sencillo como comer una fruta o un vaso de yogurt o incluso un puñito de semillas”, apunta la especialista.


Opciones saludables de merienda para niños en edad escolar


Lunes Zanahoria en palitos con humus
Galletas de maíz
Pera
Martes Mandarina
Pita con queso semiduro y mermelada (sin azúcar adicionada)
Miércoles Cajita de leche
1 manzana gala
Palitos de ajonjolí o linaza
Jueves Yogurt líquido
Kiwi, piña o fresas
Bizcochos
Viernes Jugo de frutas natural
Tortilla de harina
Jamón de pavo y/o palito de queso

Fuente: Dra. Shirley Thüel, especialista en nutrición


NOTAS RELACIONADAS








© 2024 Republica Media Group todos los derechos reservados.