Logo La República

Miércoles, 19 de diciembre de 2018



COLUMNISTAS


Cooperación energética noruega para el desarrollo sostenible

Roberto Dobles [email protected] | Lunes 10 octubre, 2016


El decreto de moratoria no aportó nada a la solución de los serios problemas que tiene el país

Cooperación energética noruega para el desarrollo sostenible

Uno de los modelos más exitosos de producción sostenible de gas natural y petróleo, mientras se da la transición energética que durará varias décadas, es el modelo de Noruega. Este modelo ha convertido a ese país en uno de los más ricos del mundo y lo ha llevado a ocupar el primer lugar en el Índice Mundial de Desarrollo Humano y una posición privilegiada en el Índice Mundial de Desempeño Ambiental.

Dado que “el expertise petrolero noruego y su experiencia de gobernanza han tenido una alta demanda”, el Gobierno de Noruega creó un programa de cooperación llamado “Petróleo para el Desarrollo” (“Oil for Development”), que incluye el gas natural también.

El Gobierno de Noruega, a través de NORAD (Norwegian Agency for Development Cooperation), “provee asistencia a los países en desarrollo que buscan adquirir las competencias de Noruega y la experiencia en el sector de los hidrocarburos”.

Este programa de cooperación comparte las experiencias de Noruega con los países participantes para que adquieran las capacidades de gestionar los recursos de petróleo y gas natural de una manera tal que promueva el desarrollo nacional y las consideraciones ambientales”.

Las autoridades noruegas indican claramente que el objetivo principal de este programa es “la reducción de la pobreza a través de la gestión económica, ambiental y socialmente responsable de los recursos petrolíferos que salvaguarda además las necesidades de las futuras generaciones” y hacen énfasis en que “es un instrumento único en la lucha contra la pobreza”.

Señalan también que este Programa incluye:

·              “La asistencia para el desarrollo de capacidades en temas ambientales y de gestión de los ingresos, además de la gestión de los recursos (petroleros y gasíferos). En los últimos años, el programa ha ampliado su alcance para incluir la participación de la sociedad civil”.

·              “La gestión de los recursos petroleros y gasíferos, la gestión financiera, la gestión de la seguridad y la gestión ambiental, así como la de rendición de cuentas”.

Entre otros países, Nicaragua y Costa Rica solicitaron en el pasado la asistencia a Noruega en este campo.

En Nicaragua, la cooperación noruega condujo al desarrollo de un programa de cooperación de cinco fases de desarrollo de capacidades nacionales. Con base en estas capacidades adquiridas, Nicaragua está ahora realizando actividades de exploración con Statoil (propiedad del Gobierno Noruego en un 67%) en el Pacífico, con una alianza con Petronic (empresa nacional que también adquirió capacidades con los noruegos) y con empresas de los EE.UU. en el Caribe.

El Gobierno de Noruega ha indicado que “con el apoyo a largo plazo de Noruega, Nicaragua ha desarrollado una administración petrolera competente” y que “esta colaboración es un ejemplo de los resultados que se pueden obtener de una asociación de largo plazo”.

Hace dos semanas Statoil informó que existen “buenas perspectivas de encontrar gas natural y petróleo en las áreas de exploración que tiene bajo concesión en la costa del Pacifico de Nicaragua” y que a la fecha se han identificado “estructuras geológicas interesantes que podrían contener petróleo y gas”. Estos yacimientos potenciales son convencionales, por lo que no se requeriría fracking para ponerlos en producción.

En Costa Rica, la cooperación noruega se dio en varios campos, tales como la reinterpretación de los datos del potencial existente en el Pacífico, la capacitación de personal nacional, el manejo de los aspectos ambientales y la adaptación a Costa Rica del modelo noruego de gas natural y petróleo con el fin de potenciar la competitividad y el desarrollo y social, aumentar los ingresos fiscales y reducir la pobreza.

Este proyecto de cooperación se dio a través de Statoil y NORAD. En esa época se estaban desarrollando también en el país varios proyectos de exploración de gas natural y petróleo con Petróleos Mexicanos (PEMEX), PetroCanada y el Banco Mundial en alianza con Recope, que incluían igualmente el desarrollo de capacidades nacionales. Yo tuve el honor de dirigir estos proyectos al más alto nivel.

Estas actividades exploratorias desarrollaron amplias capacidades nacionales e identificaron estructuras geológicas en varias zonas del país que podrían contener gas natural y petróleo y cuya explotación eventual no requeriría fracking porque son convencionales.

Decisiones políticas posteriores provocaron que se hiciera lo contrario. El Gobierno promulgó un decreto de moratoria nacional sin igual en el mundo y sin ningún sustento técnico y científico, el cual más bien favoreció las importaciones petroleras en contra de la producción nacional.

Como lo señaló el Colegio de Geólogos de Costa Rica la semana pasada, no existe ninguna “razón para la vigencia de la moratoria ni para restringir la actividad de exploración y producción de hidrocarburos; todo lo contrario, este decreto es un rotundo ‘Sí a los hidrocarburos importados’ y un ‘No a los recursos nacionales’. Si los argumentos y motivos del decreto tuvieran fundamento técnico y científico, habría que declarar, igualmente, la moratoria a las importaciones petroleras del país”.

Las importaciones petroleras, que se compran a empresas privadas internacionales y que son producidas muy posiblemente con fracking en EE.UU., continúan su ruta de crecimiento acelerado, junto con su otro factor asociado: aumento igualmente acelerado de las transferencias al extranjero de recursos fiscales y no fiscales, en lugar de beneficiar al país con esta gran cantidad de recursos que mucho se necesitan aquí.

No solamente se desechó un instrumento único de lucha contra la pobreza, de desarrollo económico y social y de generación de grandes cantidades de recursos fiscales, como bien lo han demostrado Noruega y otros países, sino que el decreto de moratoria no aportó nada a la solución de los serios problemas que tiene el país, como las crecientes importaciones petroleras, el déficit fiscal, la falta de competitividad, el desempleo, el bajo desarrollo humano, el colapso de la infraestructura y la enorme carencia de recursos.    


NOTAS ANTERIORES


¿Yo te creo?

Miércoles 19 diciembre, 2018

El Código Penal Costarricense, diferencia claramente la violación del abuso sexual, pues la prime...