Enviar
Confusión rojinegra

La Liga sigue siendo el equipo rápido y ágil que logró el campeonato hace escasos meses, pero la delantera carece de la respuesta que tuvo en el torneo pasado. Pudo dominar en su estadio a los belemitas, controlar el balón, pero carece de creatividad y sorpresa en la última jugada.
Alpízar estuvo esforzado, al minuto cinco recibió pase de Gabas y tras hacer un quiebre para perder a su marcador, remató desde el vértice externo del área con peligro. Tras esa acción, la Liga conservó el balón pero no generó peligro hasta el minuto 31, cuando de nuevo Alpízar buscó el vértice del área grande y lanzó un trazo al centro para que Valle rematara aprovechando el impulso, pero finalmente desviado.
Ariel Contreras fue víctima de la presión y en un despeje ajustado casi mete el balón en su propia meta. Pasado ese susto, Mauricio Castillo cobró una falta desde el vértice izquierdo del marco defendido por Patrick Pemberton, y Ariel Santana enderezó de chilena en la línea del área chica para abrir el marcador al minuto 39.
La jugada cayó como balde de agua fría para los locales, y afectó el funcionamiento del equipo porque vino más velocidad pero acompañada de imprecisión. Lo único que logró cosechar fue un remate de Cézar al 46’, que tenía buena posición pero llegó sin fuerza al momento de patear.
En el segundo tiempo, los de casa buscaron de nuevo la posesión y la tuvieron. Fue hasta el 58’ que Alpízar cobró un tiro de esquina –casi en el mismo lugar donde Castillo cobró la falta que derivó en el gol) y Salvatierra logró ganar la carrera a su celador para cerrar con éxito en el primer palo.
Aunque no hubo conformismo, tampoco hubo mucho remate directo tras la jugada. Más bien, Elías Palma barrió a Deybid Elizondo dentro del área al minuto 80’, intervención decisiva porque el belemita tenía el marco para sí.
Tras esa jugada, los rojinegros remataron en un par de ocasiones, pero a pesar del esfuerzo el equipo no logró resolver la barrera que impusieron los visitantes y olvidó aquellos recursos vistosos como la pared, el cambio de ritmo que Gabas imponía en la transición al ataque y la verticalidad en el juego.
Alajuelense recortó un punto con Santos en su afán de alcanzar mínimo el cuarto lugar, pero se estancó, dados los triunfos ayer de San Carlos y Herediano, más arriba en la tabla.

Daniel Chacón
Para La República
Ver comentarios