El japonés Kei Nishikori, quiere convertirse en tricampeón del Conde de Godó. Archivo/La República
Enviar

Rafael Nadal, eliminado por su amigo Roger Federer en el desierto californiano, se siente muy a gusto en la arcilla del Real Club Tenis de Barcelona, donde se ha coronado en nueve ocasiones, la última en la edición anterior.

Lo que pasa es que al japonés Kei Nishikori, quinto tenista del planeta, también le agradan las mieles de esta corona, que fue suya en los años 2014 y 2015 y busca destronar al zurdo de Manacor.
Pero también hay más candidatos al título en la 65ª edición del Trofeo Conde de Godó, que se disputará del 24 al 30 de abril, dado que irán al rectángulo, además de Nadal y Nishikori, otros cinco tenistas de la elite mundial.
Estarán en Barcelona dos talentos emergentes del circuito como el austriaco Dominic Thiem (9º) y el belga David Goffin (12º), lo mismo el checo Tomas Berdych (14º), el español Roberto Bautista (17º) y el francés Richard Gasquet (19º).
Además del duelo entre Nishikori y Nadal, que en los últimos años se ha convertido en un clásico del torneo, destaca la presencia de Thiem, un jugador que está muy en forma y que pronto puede ser top-5 y de Goffin, tenista que también ha tenido una progresión espectacular.
De Berdych se afirma que no está ahora mismo en su mejor momento, pero ha sido uno de los referentes a nivel mundial de los últimos años, Bautista ya se ha consolidado entre los mejores del mundo y Gasquet es un ex top-ten con una calidad innegable.


Como en cada edición, el Conde de Godó, un Open 500 que este año repartirá $2,5 millones en premios, contará con los tenistas más destacados de la “Armada española”.
Así, acompañarán en el cuadro a Nadal y Bautista, el asturiano Pablo Carreño, 23 de la ATP, el barcelonés Albert Ramos, que llega a la cita con el mejor ranking de su carrera (24). También estarán David Ferrer (32º), cuatro veces finalista del Godó, el toledano Feliciano López (34º), que alcanzará su decimoséptima participación en Barcelona, y el murciano Nicolás Almagro (57º), una vez finalista y tres veces semifinalista del torneo.
La 65º edición del Godó contará además con una importante novedad tecnológica tras el acuerdo al que llegó la organización con la empresa catalana Fox Tenn, que patentó un sistema con 22 cámaras en pista (44 en los partidos de dobles), capaces de procesar 2.500 imágenes por segundo cada una.
Este sistema, que fue homologado por la ATP, la WTA, la ITF y los Grand Slams, no solo funciona como juez electrónico como el conocido “Ojo de Halcón”, sino que también arroja una infinidad de estadísticas sobre el juego y el rendimiento del tenista que hará mucho más completa y atractiva la retransmisión televisiva de los partidos.

Ver comentarios