¡La sensación Pouille!
Lucas Pouille está considerado como uno de los tres mejores talentos del circuito profesional. Frederick Florin-AFP/La República
Enviar

En el circuito del tenis profesional va germinando una nueva estrella, el francés Lucas Pouille, quien con 22 años de edad comenzó la temporada en el puesto 78 del ranking ATP y la va a terminar entre los mejores 20 del mundo.

Este ascenso solo es posible con grandes victorias como la que logró frente a Rafael Nadal en los octavos de final del US Open. Antes de empezar a derribar grandes, Pouille no había conquistado un título ATP, detalle que no deja de ser curioso; sus éxitos los amarraba en los torneos “Future”, incluso con derrotas frustrantes como la que le propinó el hoy tenista retirado Louk Sorensen en la final de Santiago en 2014.

Fue hasta el pasado domingo que Pouille conquistó su primera corona ATP, liquidando en la final de Metz a la otra gran revelación del circuito, el australiano Dominic Thiem, lo que fue su quinto triunfo sobre jugadores Top 10 en la temporada y el número 30 de la campaña.



Su primera víctima entre los grandes fue David Ferrer en el Masters 1000 de Miami, donde el galo alcanzó los octavos de final. En Montecarlo llegó a esa misma instancia, mientras que en Roma fue semifinalista. Sus pasos eran de un grande, un “niño” superdotado. Llegó a cuartos de final en Wimbledon y cayó en la final de Bucarest ante Fernando Verdasco.

Pero fue Nueva York la que le dio el gran impulso a su carrera, pues fue avanzando en la llave y dejando en la ruta a tenistas como Mijail Kukushkin, Marco Chiudinelli, Roberto Bautista y su golpe de efecto, Rafael Nadal. Lo frenó su compatriota Gael Monfils.

Pouille se define como un “golpeador de fondo”, que tiene un primer servicio rápido y su fuerte es el golpe de derecha, mucho mejor que su revés.

Su compatriota y veterano del circuito profesional, Arnaud di Pasquale, afirma que entre las cualidades de Lucas es que golpea bien la bola desde ambos lados de la cancha y tiene mucha concentración. Sus puntos débiles son el físico y su juego de red.

Patrice Hagelauer, director técnico nacional del tenis francés, agrega que Pouille es un “tenista muy completo, se luce más en pistas duras; es un tipo duro y trabajador compulsivo”.

Lucas admirador del reloj suizo Roger Federer, inició su carrera profesional en el Challenger de Saint-Brieuc en 2010 y ese mismo año llega a la segunda ronda de Roland Garros junior.

En 2012 compite en los llamados ITF 4 y en el 2013 participa por primera vez en un Grand Slam, el Abierto de Australia, cayendo en la previa. En octubre de ese año vence a un top 100, Evgeny Donskoy en un Challenger.

Regresa al Abierto de Australia 2014 y cae en primera ronda con Dusan Lajovic, pero ya es 173 del planeta. Lo invitan a Roland Garros y pierde en la ronda inicial con Juan Mónaco.

Doblega a otro top 100, Pablo Carreño y en el Masters 1000 de Paris-Bercy se le cumple un sueño. Enfrentar a su ídolo, Roger Federer que lo vence en octavos de final. ¡Ya Pouille está jugando en las Grandes Ligas!

El 20 de abril de 2015 entra al Top 100 del escalafón ATP y empieza a ganar y perder con los grandes: Nadal, Simon, Anderson, Fognini, Goffin y se consagra este año con una carrera vertiginosa que incluso lo catapultó al equipo de Copa Davis de Francia.


Copa Davis


2016 Integra el equipo de Copa Davis de Francia
Técnico: Yannick Noah
Compañeros: Jo Wilfried Tsonga, Nicolás Mahut, Gilles Simon
Rival: República Checa
Derrota a Jiri Vesely


Ver comentarios