Logo La República

Martes, 18 de enero de 2022



ÚLTIMA HORA


¿Cómo evitar que las comidas de fin de año alteren la hipertensión y diabetes?

Danny Canales dannycanales.asesor@larepublica.net | Miércoles 08 diciembre, 2021 12:52 pm

Una porción de queque de navidad
El queque de navidad es una de las tradiciones en estas fechas. Cortesía / La República


Las celebraciones de fin y principio de año siempre están acompañadas por una variedad de comidas y bebidas.

No saber controlar lo que se ingiere puede terminar pasando una alta factura a la salud, principalmente a las personas que padecen hipertensión y diabetes.

Lea más: Prepárese para comer saludable en Navidad

En Costa Rica un millón de personas padecen de presión alta y medio millón de diabetes, según datos de la Caja Costarricense de Seguro Social.

Mantener controladas ambas enfermedades es posible aún en estas fechas, en las que, según estadísticas de COOPESIBA R.L, las personas tienden a subir entre 3 o 6 kilos.

Eso sí, se deben seguir estrictamente los consejos nutricionales para evitar emergencias médicas y el aumento de peso.

Lea más: En esta Navidad coma un tamal virtualmente, sugiere la Caja

“Los diabéticos e hipertensos tienen permiso de comer tres unidades de tamales por semana durante el desayuno o almuerzo en días no seguidos. En cuanto al queque de navidad, la recomendación nutricional son dos rebanadas delgadas por semana”, aconseja Karol Céspedes, nutricionista en el Área de Salud de San Pablo de Heredia.

Bebidas como rompope, vino y gaseosas preferiblemente no es recomendable consumirlas porque contienen altos niveles de azúcar, sodio y calorías vacías. Si lo hace, consuma una taza de rompope, una copa de vino o una cerveza a la semana y posteriormente ingiera dos vasos con agua.

Otra recomendación que le ofrecemos a esta población es que si van a preparar postres consideren utilizar ingredientes light y así reducir la cantidad de calorías y el sodio, añade la especialista en nutrición.

El ejercicio es otra disciplina que deben adoptar y, en esa línea, se sugiere al menos 150 minutos de actividad física por semana.

En un paciente diabético, la actividad física mejora los niveles de azúcar en la sangre, el estado físico general, controla el peso, reduce el riesgo de padecer una enfermedad cardíaca y mejora el bienestar.

En los hipertensos, puede funcionar como un método sin medicamentos para bajar la presión arterial alta y fortalecer el corazón.


NOTAS RELACIONADAS







© 2022 Republica Media Group todos los derechos reservados.