China abre banco para inversión e infraestructura en la región
Esta será una entidad financiera nacida por iniciativa de China y que muchos ven como una respuesta a la excesiva influencia de Estados Unidos en el Banco Mundial. Bloomberg
Enviar

China abre banco para inversión e infraestructura en la región

El Banco de Inversión e Infraestructuras de Asia (AIIB), una nueva entidad financiera nacida por iniciativa de China y que muchos ven como una respuesta de este país a la excesiva influencia de Estados Unidos en el Banco Mundial o la de Japón en el Banco Asiático de Desarrollo, fue lanzado oficialmente en Pekín.
Veintiún ministros de Finanzas de la región, entre ellos los de China, India, Malasia y Tailandia, firmaron en la capital pequinesa el acuerdo que da comienzo formal al AIIB, que tendrá un capital inicial de $50 mil millones. 
El presidente de China, Xi Jinping, quien por primera vez sugirió la creación de este banco en una visita a Indonesia el año pasado, destacó en la inauguración de la entidad que ésta es una iniciativa de gran importancia para el desarrollo económico de la región.


Xi prometió una estructura abierta e inclusiva para el AIIB, en el que China es en un principio el socio mayoritario, con más del 50% de las acciones iniciales.
Ante las dudas que ha despertado este nuevo banco, especialmente en el seno del Banco Mundial o del Asiático de Desarrollo, el presidente chino aseguró que el AIIB no reemplazará a ninguna entidad multilateral, sino que será un suplemento que les complementará.
Desde Washington, la Secretaría de Estado de Estados Unidos, señaló en los días previos que da la bienvenida a la nueva entidad, aunque le urgió encarecidamente a que se respeten los estándares internacionales de gobernabilidad y transparencia.
En términos similares se expresó, Takehiko Nakao, presidente del Banco de Desarrollo Asiático, quien subrayó en un comunicado que es de vital importancia que el AIIB adopte las mejores prácticas en su gestión, y siga los estándares medioambientales y sociales en sus proyectos.
Destaca la ausencia por el momento, entre los países fundadores del AIIB, de importantes economías asiáticas como Corea del Sur, Japón, Australia o Indonesia.
Japón, país que mantiene un largo conflicto diplomático y territorial con China, ya había descartado desde el principio participar en la nueva iniciativa, mientras que la prensa australiana aseguró esta semana que Canberra recibió presiones desde Washington para no unirse al nuevo banco.
China y otras naciones emergentes, como India, Brasil o Rusia, se han quejado en los últimos años de su escasa influencia en las decisiones del Banco Mundial, donde Pekín tiene un 3,72% de los votos en la ejecutiva, frente al 17,4% de Estados Unidos.
Del mismo modo, en el Banco de Desarrollo Asiático EE.UU y Japón tienen cada uno un porcentaje del 15,6% en los votos, frente al 6,5% de China.
Pese a las palabras de Xi en las que aseguraba que el AIIB no es un contrapeso de Pekín a esas entidades sino que mas bien es un desafío para Bretton Woods",en referencia a los acuerdos que dieron nacimiento en 1944 al Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional.
Con el AIIB, China también busca sacar mayor rentabilidad a su reserva de divisas la mayor del mundo, con más de $3,9 billones, así como avanzar en la internacionalización de su moneda, el yuan, frente a otras como el dólar o el euro.
 

Pekín /EFE


Ver comentarios