Candidatos prometen más cupos universitarios y menos pluses
Enviar

Al considerar que se está gastando mucho dinero en pluses salariales de los funcionarios universitarios, varios candidatos a la Presidencia de la República prometen revisar con lupa el presupuesto de la educación superior que se asigne anualmente.


El objetivo no es rebajar el gasto en educación pública, sino garantizar que el dinero que reciban las universidades públicas se gaste mejor, como por ejemplo, en más cupos de estudiantes, una mejor infraestructura y más investigación.


Y es que la Universidad de Costa Rica (UCR), la Universidad Nacional (UNA), el Instituto Tecnológico de Costa Rica (ITCR), la Universidad Estatal a Distancia (UNED) e incluso el Consejo Nacional de Rectores (Conare), pagan más en pluses que en salarios, según la Contraloría.


En el caso de la UCR por ejemplo, esa casa de enseñanza superior pagó ¢59 mil millones en salarios y ¢101 mil millones en incentivos, según el presupuesto de 2017 ajustado a junio.


La UCR y el ITCR destinan en sobresueldos 1,7 veces más que en remuneraciones básicas y en el Conare la proporción es de 1,8 veces más.


De todas las instituciones de enseñanza superior, la UCR fue la que más presupuestó en remuneraciones con unos ¢59 mil millones en salarios y ¢101 mil millones en incentivos.


“Siempre hemos sido respetuosos de los derechos laborales; sin embargo, también estaríamos de acuerdo en promover la eliminación de privilegios excesivos que permitan una mayor capacidad financiera para que las universidades otorguen becas a estudiantes de bajos recursos”, dijo Antonio Álvarez, aspirante por Liberación Nacional.


Mientras tanto, Fabricio Alvarado de Restauración Nacional indicó que los sindicatos universitarios tienen mucho que aportar para mejorar la calidad de la educación superior.


Esto, porque ellos no solo conocen los beneficios laborales que “son superfluos, sino que conocen qué otros gastos están realizando las autoridades universitarias, que no son convenientes para los fines educativos”.


Por su parte, Edgardo Araya del Frente Amplio y Carlos Alvarado del PAC, manifestaron su reserva en cuanto a la negociación de las convenciones colectivas que cobijan a los empleados universitarios, aunque sí aceptaron la necesidad de invertir mejor los recursos.


“Hablar de beneficios laborales y cupos para estudiantes de bajos recursos es una correlación espuria, ya que garantizar un porcentaje de ingreso a estudiantes con esa condición ya se realiza, como, por ejemplo, el TEC ya establece porcentajes de ingreso mínimos exclusivos para esta población. Continuaremos con lo que el gobierno actual ha realizado, que es la renegociación de las convenciones colectivas, para que los acuerdos establecidos dentro de ellas se ajusten a la realidad socioeconómica que tiene el país actualmente”, aseveró Araya, del Frente Amplio


Si se considera el plan de gastos para 2018, el presupuesto universitario creció en un 36% en términos reales desde que Luis Guillermo Solís juró como Presidente, ya que pasó de ¢359 mil millones a ¢496 mil millones.


Para 2018, el Conare y el Gobierno propusieron un alza de casi ¢18 mil millones y un presupuesto total de ¢496 mil millones.
Del total, más de la mitad fue para la UCR con ¢286 mil millones, ¢116 mil millones para la UNA, ¢56 mil millones para ITCR y el resto para la UNED y la Universidad Técnica Nacional.

 

Alza
Desde que Luis Guillermo Solís juró como presidente, el gasto estatal en educación universitaria pública ha aumentado en un 36% en términos reales (cifras en miles de millones de colones)

Año Monto
2018 496
2017 478
2016 445
2015 418
2014 363

Fuente Presupuesto de la República



Ver comentarios