Logo La República

Domingo, 21 de julio de 2024



NACIONALES


Aunque no es el de mayor incidencia, su letalidad se estima en 50%

Cambios de apariencia en lunares podrían ser alertas de cáncer de piel melanoma

Rayos ultravioletas y mutaciones genéticas adquiridas son las principales causas de este tumor maligno

Redacción La República redaccion@larepublica.net | Viernes 27 mayo, 2022


Melanoma
Es importante que, ante la sospecha de algo irregular en la piel, se acuda a un médico, ya que cuanto antes se diagnostique, más fácil será lograr un adecuado tratamiento. Shutterstock/La República.


Lunares que presentan diferencias entre sus mitades, de colores distintos, bordes irregulares e incluso si muestran un tamaño mayor al de un borrador de lápiz y, además, con el pasar de los meses cambian, son factores que podrían advertirle sobre la presencia de un cáncer de piel llamado melanoma.

Lea más: Mujeres menores de 45 años también deben tener cuidado con el cáncer

Y es que, aunque este tipo de cáncer cutáneo no es tan común, su incidencia ha aumentado en los últimos años, a pesar de que ya hay mayor información sobre su relación con la exposición al sol.

En Costa Rica su letalidad es de un 50%, es decir, una de cada dos personas que lo padece, fallece; y en 2021, 28 personas murieron por esta causa de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Censos.

“El melanoma se trata de una lesión cancerosa de una célula de la piel, llamada melanocito, que es donde se encuentra la melanina, sustancia responsable del pigmento o color de la piel”, explicó Rolando Loría, Oncólogo de Radioterapia Siglo XXI.

Cuando la célula es cancerosa pasa por varias fases, inicialmente tiene un crecimiento circular a lo largo de la superficie de la piel. En este caso, las posibilidades de curación mediante cirugía son elevadas.

Sin embargo, cuando se pasa a la fase de crecimiento vertical, es decir, penetrando más profundo, puede dar lugar a metástasis, según Loria, quien enfatizó que de ahí la importancia de que las personas acudan oportunamente al médico para que se pueda detectar una lesión en su etapa inicial.

“Cualquier lunar, abultamiento, llaga, imperfección, mancha, marca o cambio inusual en un área de la piel podría ser una señal de melanoma u otro tipo de cáncer de piel, o una advertencia de que en algún momento puede desarrollarse”, advirtió el especialista.

El melanoma es el cáncer de piel más agresivo y mortal, por lo que impera conocer los factores de riesgo, sabiendo que algunos son modificables y otros no, indicó Eugenie Arguedas, dermatóloga del Hospital Metropolitano.

Lea más: Siete costarricenses al día son diagnosticados con cáncer de piel

“Para el melanoma el factor de riesgo que suma más va a ser la exposición solar intermitente, que es muy comúnmente la que se hace en las vacaciones, que es cuando se toma mucho sol en muy cortos periodos o incluso cuando se usan las cámaras de bronceado desde edades tempranas”; recalcó Arguedas.

Personas con muchos lunares, piel y ojos claros y con dificultad para broncearse, así como quienes hayan sufrido quemaduras por el sol, incluso en la infancia, presentan un mayor compromiso.

También, tener antecedentes familiares de melanoma, y el envejecimiento, ya que hay un debilitamiento del sistema inmunológico, podrían ser otras causas.

“Con respecto a los lunares es importante que no solo la cantidad, sino cómo son. 100 lunares aumentan el riesgo, por lo que estas personas necesitan un seguimiento médico, pero también quienes tengan menos, pero con características especiales”; agregó la dermatóloga.

Aunque una de las causas de este tipo de cáncer son las mutaciones genéticas adquiridas, la mayor incidencia se da por los rayos ultravioletas, de ahí que es importante limitar las exposiciones solares.

Los rayos UV pueden dañar el ADN en las células de la piel, y algunas veces afectar a ciertos genes que controlan la manera en que las células crecen y se multiplican.

Asimismo, por su rápido crecimiento puede llegar a uno o dos milímetros al mes, por eso su pronóstico es más desfavorable, ya que entre que se detecta, se pide cita al médico y se diagnóstica, puede encontrarse en fase muy avanzada, explicó Loría.

La supervivencia a cinco años para todas las personas con melanoma cutáneo, desde el momento del diagnóstico inicial, es del 93%, pero esta condición depende del grosor del tumor y qué tan comprometidos están los ganglios linfáticos, entre otras condiciones.

“Es importante que, ante la sospecha de algo irregular en la piel, se acuda a un médico, ya que cuanto antes se trate, más fácil será lograr un adecuado tratamiento. Si tarda en buscar un criterio médico, pueden aparecer complicaciones como úlceras y afectación a tejidos profundos y, en estos casos, puede ser necesario una cirugía o tratamientos con radioterapia”; finalizó Loría.


Autoexamen para distinguir entre una peca, lunar o melanoma: A B C D E


  • Asimetría los melanomas iniciales son asimétricos, decir no son iguales por lo que se puede notar cuando alguno o varios son notablemente distintos
  • Borde la mayoría de los melanomas iniciales tienen bordes irregulares
  • Color los melanomas iniciales tienen color no homogéneo, pueden ser rojizos o negruzcos
  • Diámetro los melanomas tienen en general un diámetro superior a seis milímetros
  • Evolución es determinada por la persona, que es quien ve los cambios en los lunares. Se puede acudir a técnicas sencillas como toma de fotografías en el tiempo

Fuente: Eugenie Arguedas dermatóloga del Hospital Metropolitano


NOTAS RELACIONADAS








© 2024 Republica Media Group todos los derechos reservados.