Bitcóin está perdiendo atractivo para el submundo criminal
Imagen con fines ilustrativos. Shutterstock/La República.
Enviar

El bitcóin está perdiendo brillo para algunos de sus fans iniciales y más ávidos, los delincuentes, lo cual está dando origen a una nueva raza de moneda virtual.

Las monedas con privacidad como monero, diseñadas para evitar seguimientos, subieron más en estos dos últimos meses al tiempo que los agentes de la ley adoptan herramientas de software para monitorear a quienes utilizan bitcoin.

Hay toda una serie de firmas analíticas como Chainanalysis que están adquiriendo más experiencia para detectar acumulaciones de monedas digitales relacionadas con el crimen o el lavado de dinero, alertar a las bolsas e impedir la conversión a dinero efectivo tradicional.

En el caso de monero, los delincuentes recurren a ella porque la tecnología subyacente de bitcóin puede actuar en su contra.

Creada en 2014, monero es muy diferente. Encripta el domicilio del destinatario en su cadena de bloques y genera domicilios falsos para ocultar al verdadero remitente. También esconde el monto de la transacción.

Las técnicas son tan potentes que el software que detecta monedas de las que se sospecha que han sido obtenidas por medio de un delito ahora señala prácticamente todo lo que se convierte en o a partir de monero considerándolo de alto riesgo, según Pawel Kuskowski, máximo responsable de Coinfirm, que ayuda a las bolsas y otras compañías a evitar el dinero sucio.


Ver comentarios