Logo La República

Domingo, 18 de noviembre de 2018



FORO DE LECTORES


¡Basta de noticias, a divertirse!

| Martes 16 septiembre, 2014


Esta industria del videojuego se ha convertido en líder con una facturación anual de €70 mil millones


¡Basta de noticias, a divertirse!

Las personas consumen cada vez menos noticias políticas y buscan ocupar ese tiempo con nuevos entretenimientos. La pregunta es ¿por qué? Ya el año pasado Juan Varela en Periodistas21.com hacía un análisis muy interesante en una nota titulada “Caen los diarios, en papel y en Internet”.
Allí aseguraba que “La prensa se desploma… acelerada por la crisis económica”, y basaba su análisis en el primer EGM (Estudio General de Medios), de España en 2013, que reflejaba la caída de la audiencia que afecta —con pocas excepciones— a casi todos los diarios, audiencia que se ubicó en el 34,9% de las personas y siguió bajando en 2014.
En 2013 se produjo, incluso, un descenso del 9% en los usuarios de diarios digitales que pierden cada vez más penetración en un mercado que se vuelca a otros usos como la mensajería instantánea, pérdida que afecta particularmente a los más jóvenes, que empiezan a abandonar incluso las redes sociales.
La pérdida de publicidad de los anunciantes en papel volvió a registrar un desplome del 23,4%. Ahora ¿qué es primero? ¿El huevo o la gallina? Porque no pareciera cierto que la publicidad cae debido a la “crisis económica”, sino más bien parece un lógico correlato de la caída en la audiencia porque el EGM mostraba que, los anunciantes digitales, crecen en buscadores y que la estructura del mercado empieza a repartirse en otros medios.
Acertadamente Juan Varela dice que con “la caída de los diarios, papel y digitales, también aparece un agotamiento del modelo”. ¿Cuál es el modelo en decadencia? Si vemos las primeras planas de los principales periódicos, aunque muchos últimamente están advirtiendo esto, observamos que están dedicadas a las acciones —y las consecuencias— de los políticos.
Se diría que la gente está harta de estos dirigentes porque percibe que son una carga —cargada de corrupción, valga la redundancia— y que son, lejos de una la solución, junto con la burocracia que suponen, un verdadero dolor de cabeza para resolver problemas que las personas podrían pilotar por sí mismas.
De hecho, todas les mediciones muestran una apatía creciente de la gente en la política plasmada en la cada día mayor abstención de los votantes, incluso en elecciones presidenciales “trascendentales”. Sin dudas, las personas creen cada vez menos en “el poder” y buscan un mayor protagonismo personal, de las personas comunes y la vida diaria. Porque, ni tal crisis económica, ni falta de audiencia realmente existe.
De hecho, el recientemente estrenado videojuego “Destiny”, desarrollado por Bungie, para PlayStation 4 y Xbox One, costó €380 millones, siendo el “producto cultural” más caro de la historia superando en más de €160 millones a la película más costosa de todos los tiempos, “Piratas del Caribe 3” (2007), que consumió €227 millones.
Según Jonty Barnes, director de producción de Destiny, “Es curioso, ahora (todos)… competimos por el tiempo de la gente”. Esta industria del videojuego se ha convertido en líder con una facturación anual de €70 mil millones duplicando la taquilla del cine mundial y absorbiendo el talento de otros medios al contratar a los actores más aclamados. Así Destiny ha fichado al principal actor de la serie más popular, Peter Dinklage, el Tiryon Lannister del Juego de tronos, y artistas de la talla de Paul McCartney como autor de su principal tema musical.

Alejandro A. Tagliavini

Miembro Consejo Asesor Center on Global Prosperity, de Oakland, California