Autobuseros amenazan con frenar aún más sectorización
Enviar

Los autobuseros amenazaron con frenar aún más los proyectos de sectorización y de cobro electrónico si Aresep no suspende el modelo tarifario que viene aplicando desde octubre del año pasado y que consideran ruinoso.

Además, postergarían la compra de nuevas unidades, la modernización de terminales y tampoco están dispuestos a pagar horas extra a los conductores, porque nada de eso lo reconoce la metodología aplicada.

Los usuarios serán los más afectados, ya que al existir menos choferes, las frecuencias serán más largas y los pasajeros tendrían que esperar más para utilizar el servicio y cuando por fin pase el bus, subirían a unidades en mal estado o viejas, sin entrar a detallar los riesgos de sufrir un accidente.

Si esas amenazas fructificaran así como la de frenar la sectorización y el cobro electrónico, la situación se pondría peor, ya que ambos proyectos actualmente caminan a paso de tortuga.

El primero pretende usar autobuses de alta capacidad que transporten a más pasajeros por carretera, disminuyendo así la flota de las empresas y los costos de operación, y el segundo, utilizar la tecnología para agilizar el cobro y mantener un mayor control de la operación.

La solicitud de los autobuseros a la Aresep es específica: suspender inmediatamente el cobro y de no hacerlo amenazan con paralizar el servicio en un 82% de rutas del país, pero antes de esto abogaron por resolverlo por la vía del diálogo.

En lo que sí insistieron es que el modelo tarifario les dejó extrafinanciamientos y pérdidas y citaron dos compañías que entraron en crisis y que están a punto de cerrar, como lo son: Transportes Guillial S.A. (ruta Barrio México) y Hermanos Navarro (ruta Zona Sur).

“Hacemos un llamado a que se suspenda la medida de inmediato, que se llame a comparecer a la junta directiva de la Aresep, al regulador y al intendente a la Asamblea porque están cometiendo un gravísimo error, no conocen el fondo técnico, no entienden cómo funciona el transporte público, les cierran las puertas a la modernización, a la sectorización y al pago electrónico”, aseguró Silvia Bolaños, directora ejecutiva de la Cámara Nacional de Transportes (Canatrans).

Una vez que se suspenda el modelo, los autobuseros solicitan una comisión mixta que permita una discusión técnica y jurídica, integrada por los funcionarios que Aresep designe, además de una representación del sector, el ente rector (en cumplimiento a lo dispuesto en el Decreto de Política Pública) y para efecto de transparencia se solicite como visor del proceso a la Defensoría de los Habitantes.

A la fecha, se han realizado dos estudios para analizar el sistema tarifario, uno de la firma Deloitte pagado por los autobuseros y otro por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) solicitado por la Aresep; en ambos, se determina que no hay justificación técnica que respalde el uso de este procedimiento.

“Exigimos inmediatamente a la Aresep que siendo conscientes del daño tan terrible que están causando a los usuarios acepten de una vez por todas sus errores de un modelo tarifario que denigra las condiciones de calidad”, aseguró Carlos López, presidente de Canatrans.

 

Problema en cifras


Los autobuseros afirman que el modelo tarifario afecta a todas las empresas por igual, sean grandes o pequeñas, y que requieren de un cambio.

Fuente: Canatrans


Ver comentarios