Aumentar salarios no será fácil para próximo presidente de Estados Unidos
Tanto Donald Trump como Hillary Clinton, prometen mejores salarios a los estadounidenses. Bloomberg/La República
Enviar

Tanto la demócrata Hillary Clinton como el republicano Donald Trump han dicho que trabajarán para que los estadounidenses tengan un aumento si ganan la Casa Blanca. La mera demografía da lugar al escepticismo.

El envejecimiento de la población está haciendo bajar los salarios generales, muestra una investigación realizada por el Banco de la Reserva Federal de Nueva York. Es la principal noticia en el resumen de investigación conocido esta semana, que también analiza la influencia de las condiciones económicas sobre la mortalidad, la dinámica salarial por tamaño de la empresa y el sobreajuste inflacionario. Cada martes, es posible chequear la información para tener una guía sobre investigación económica interesante y con impacto publicada durante la semana anterior.

Cuando los políticos hablan de salarios más altos… saben que tendrán que trabajar en contra de la demografía. La tasa de crecimiento agregado del salario real alcanzó su pico máximo a mediados de los años 1980 en alrededor de 1,8%, comprueban los investigadores de la Fed de Nueva York. Analizan lo que denominan una tasa de crecimiento salarial “cíclicamente neutra”: la que se produciría a lo largo del tiempo en un mercado laboral que no sea ni especialmente firme ni especialmente flojo.

Desde los ochentas, la población adulta estadounidense envejeció, lo cual por un lado frena el crecimiento de la remuneración general porque los trabajadores ven aumentos mayores en los inicios de sus carreras y por el otro reduce los aumentos de productividad en el trabajo, dado que el aprendizaje relacionado con la carrera está “concentrado al comienzo del período”. La tendencia contribuyó a reducir aproximadamente un tercio la tasa de crecimiento del salario real cíclicamente neutra, hasta aproximadamente 1,2%.

Y Estados Unidos no rejuvenece. “El envejecimiento de la población estadounidense seguirá actuando como un viento en contra para la productividad laboral y el crecimiento del salario”, escriben los autores Robert Rich, Joseph Tracy y Ellen Fu.

Ver comentarios