Logo La República

Miércoles, 21 de noviembre de 2018



ACCIÓN


ASI LOS VIMOS

| Martes 01 abril, 2008



ASI LOS VIMOS
GAPARI

SANTOS

Camacho: poco trabajo, de puños despejó algunos remates distantes.
Rodríguez: exceptuando la jugada del gol, originada en su sector, supo controlar a Castro.
Urrutia: “Nacho” solo le pudo sacar un remate, el que por carambola fue gol.
López: no pudo con el tractor Parks, quien lo trituró ofensivamente sin sacar provecho.
Centeno: el mejor de la zaga, jugó bien el carril y en ofensiva puso a Martínez en posición de gol.
Santamaría: no sumó en ofensiva y Santos acusó su ausencia en volumen de ataque.
Marín: sabe retenerla y la pasa bien, solo que en sectores nada peligrosos para el enemigo.
Arias: Marlon jugó uno de sus partidos más flojos, cuando más urgía su talento. Sin peso.
Martínez: bombazo al poste y muy buen partido; se movió entre los centrales erizos e inquietó siempre.
Conceicao: jugó en la espalda de Chinchilla; Wardy le paró gran remate.
Chinchilla: estuvo muy cerca del gol, supo buscarlo con finezas pero Wardy lo achicó.
Valverde: erró varios servicios.
Carrillo: no participó en ninguna acción de ataque.
Salazar: el novato pintó bien, incluso tuvo para empatar el juego.

ALAJUELENSE

Alfaro: intervino en cuatro situaciones apremiantes. El vertical le salvó otra.
Herrera: incisivo y pujante, Camacho le quitó su golcito.
Wallace: Eneas se lo llevó dos veces pero supo sacar agua del bote.
Montero: inició de atrás buenos contraataques que le cortaron con faltas.
Nassar: se encargó de Chinchilla con cierta dificultad.
Castro: inició la acción del gol y luego vivió de la renta.
Oviedo: le costó seguir los pasos de Martínez.
Gabas: voluntarioso y de roce, pegó con Arias y Marín.
González: exceso de juego horizontal, sin filtros al área.
Aguilar: el gol nació de un remate suyo; Parks le negó algunos servicios.
Parks: gol a quemarropa y potentes penetraciones sin final feliz.
Quintanilla: probó de lejos los puños de Camacho.
Núñez: remate de cabeza al poste.
Myers: fuga larga y espectacular hasta que se tropezó.