Antonio Álvarez pide ley de empleo público antes de nuevos impuestos
Desde que inició el año, la bancada del PLN congeló el debate de los nuevos tributos hasta que se designara al candidato presidencial, ahora, lo que diga Antonio Álvarez es lo que hará la fracción verdiblanca de 18 legisladores. Archivo/La República
Enviar

Antes de aprobar nuevos impuestos como el Impuesto al Valor Agregado (IVA) y la renta, se deben revisar los pluses salariales del sector público y validar un puñado de reglas fiscales para contener el gasto.

Así piensa el candidato de Liberación Nacional, Antonio Álvarez Desanti, quien no estaría dispuesto a que la bancada verdiblanca dé sus 18 votos en el Congreso para nuevos tributos, hasta que no se racionalice el gasto público.

La opinión de Álvarez se da a pocos días de que el gobierno de Luis Guillermo Solís le pida una reunión al liberacionista para conversar sobre varios proyectos que se tramitan en la Asamblea Legislativa, incluidos los nuevos gravámenes.

De hecho, los verdiblancos habían congelado el debate de esta ley en el Congreso.

“Hay que revisar los impuestos, lo hemos venido diciendo desde 2013 cuando Édgar Ayales, entonces ministro de Hacienda, dio a conocer su propuesta, pero esto no puede avanzar si antes no entramos a ver el tema de los pluses salariales en el empleo público, si no entramos a regular las reglas fiscales para evitar que se vuelva a repetir esto. Sin estos avances no estamos de acuerdo con aprobar nuevos impuestos”, dijo Álvarez.

La ley de empleo público establece un tope salarial de unos ¢5,5 millones en la función pública, asimismo, limita el pago de incentivos como anualidades, dedicación exclusiva y disponibilidad.

En el caso de las anualidades a los empleados del Gobierno central, se registró un aumento de un 58% más que los salarios en los últimos 11 años.

Para 2017, cada burócrata recibirá unos ¢2 millones anuales por este plus en promedio, de acuerdo con el presupuesto, mientras que en 2006 eran unos ¢950 mil, descontada la inflación. Se trata de un incremento promedio del 114% por empleado, mientras los salarios crecieron solo el 72%, en términos reales.

La posición de Álvarez Desanti inquieta a los líderes sindicales, que a su vez, aseguran estar preparados para evitar “un nuevo ataque neoliberal”.

“Entendemos que en Liberación Nacional quienes mandan son los hermanos Arias y entendemos que Antonio Álvarez es su gerente político, quien tiene la misión de liderar parte del ajuste neoliberal que hace falta. Obviamente van a tratar de reactivar empleo público, no obstante, estamos preparados, no solo porque hay un grupo de diputados que está en contra, sino porque los trabajadores están listos para ir a protestar”, dijo Albino Vargas, secretario de la ANEP.

Los liberacionistas estarían dispuestos a negociar una serie de proyectos para contener el gasto público, y no temerían a las decisiones difíciles al iniciar la campaña política sin importar el costo de oportunidad, de acuerdo con Sandra Piszk, diputada verdiblanca que ha liderado la ley de empleo público.

“Queremos conversar sobre aquellos puntos en los que sabemos hay un alto grado de aceptación, como la idea de establecer un monto máximo para los salarios públicos y una ley de pensiones para el Poder Judicial. A partir de ahí, podemos ver otras cosas, aunque pienso que no cambiaremos la posición, no puede haber nuevos impuestos, si no hay contención del gasto”, agregó Piszk.

Gasto creciente

El incentivo de la anualidad que se pretende revisar ha aumentado casi en ¢100 mil millones desde 2011 (cifras de empleados en miles y salarios y anualidades en miles de millones de colones).

201704051820230.530.jpg

Fuente Ministerio de Hacienda

Ver comentarios