Alianza alemana en Tour francés
La entrada a París dará el banderazo final a los ciclistas. Archivo/La República
Enviar

Con el pistoletazo de salida en Alemania el sábado 1° de julio y la llegada el 23 de julio a los Campos Elíseos de París, el Tour de Francia 2017 se presenta abierto, con Chris Froome en busca de un cuarto título y el colombiano Nairo Quintana como uno de los grandes aspirantes.

“Froome está en primer lugar, pero todavía no ha ganado este año”, respondió Christian Prudhomme, director del Tour.

A sus 32 años, el británico ha ampliado su registro mejorando sus puntos débiles (sobre todo el descenso). Pero ha perdido también su superioridad en montaña según lo visto los últimos meses, en comparación con su antiguo lugarteniente, el australiano Richie Porte.

Para el francés Romain Bardet, segundo el año pasado y candidato al podio, Porte es favorito al ser “el mejor escalador en la actualidad”. Aunque el australiano nunca ha pisado el podio en una gran carrera, todo lo contrario que el español Alberto Contador, siempre dispuesto a incendiar la carrera.

El italiano Fabio Aru, el colombiano Esteban Chaves, que realizará su esperado debut en la “Grande Boucle”, y sobre todo el también colombiano Nairo Quintana se postulan para vestir de amarillo en París.

“Parece que hay cuatro, cinco, seis corredores más o menos al mismo nivel, y eso deparó luchas formidables este años”, opinó Christian Prudhomme, frotándose las manos.

Pero lo más destacable de esta edición es su salida que regresa a Alemania luego de tres décadas tras la caída del Muro y la reunificación.

La carrera más prestigiosa del mundo vuelve al país que le dio la espalda hace unos años a causa de los escándalos de dopaje.

“Hubo una época de amor loco, después un desamor también loco. Ahora tenemos relaciones más serenas, más adultas quizá”, resumió el director del Tour.

Veinte años después del triunfo de Jan Ullrich, la única de un corredor germano en más de un siglo, Alemania vuelve a sentirse interesada por el ciclismo. Sus equipos se refuerzan, como el Bora, que se hizo con los servicios del campeón del mundo eslovaco Peter Sagan. Sus corredores monopolizan las victorias de etapa al esprint con Marcel Kittel y André Greipel, pero también en la contrarreloj. Tony Martin, campeón del mundo de la disciplina, puede salir de amarillo en la crono inicial de 14 kilómetros ante su público.

Se espera gran afluencia de aficionados en Dusseldorf y medidas de seguridad extremas ante el riesgo de atentado terrorista.
Alrededor de 23 mil policías serán movilizados, y se contará con una brigada de perros especializados en detectar explosivos en movimiento, que rastreará las salidas y llegadas de etapa.

El recorrido de la edición 2017 es reflejo de las tendencias del momento. Delicado, nervioso, variado, tiene en cuenta la impaciencia contemporánea y la especialización del pelotón, para maridar los gustos por el ciclismo moderno y el clásico.

 



Ver comentarios