Aliados de EE.UU. en disputa norcoreana descartan amenaza de Trump
La perspectiva de un conflicto con Corea del Norte en la región sacudió a los inversores. Bloomberg/La República
Enviar

Los dos países más amenazados por un ataque estadounidense contra Corea del Norte desecharon en gran medida la amenaza del presidente Donald Trump de desencadenar "fuego y furia", mientras el secretario de Estado Rex Tillerson minimizaba el riesgo de un ataque inmediato.

Corea del Sur dijo que estaba atenta a nuevas provocaciones por parte de Corea del Norte y que seguiría presionando por la paz. La agencia de noticias Yonhap citó a un funcionario no identificado de la oficina presidencial en Seúl, quien habría dicho que no había una "crisis inminente".

En Japón, Yoshihide Suga el portavoz del Gobierno, pasó más tiempo contestando preguntas sobre una disputa con Estados Unidos por la seguridad de su avión militar Osprey, que hablando de Corea del Norte. Un alto funcionario japonés, que pidió no ser identificado discutiendo deliberaciones internas, dijo que no hay movilización para un ataque militar y que muy pocas personas en el Gobierno están tomando en serio los comentarios de Trump.

Los comentarios de Trump resonaron en todo el mundo, provocando una caída en los mercados globales y una ola de críticas en Washington. El senador John McCain dijo que no estaba seguro de que Trump estuviera listo para actuar, mientras que el representante Eliot Engel, el principal demócrata de la comisión de asuntos exteriores de la cámara baja, dijo que los comentarios "socavaron la credibilidad estadounidense al trazar una absurda línea roja".

La reacción moderada refleja en parte una larga historia de lidiar con las amenazas de Corea del Norte: ambos aliados de EE.UU. han estado durante mucho tiempo en la línea de fuego de Kim Jong-un y escuchan regularmente las amenazas de muerte y destrucción del régimen. Corea del Sur y Japón tienen ambos en su territorio tropas estadounidenses y dependen del "paraguas nuclear" estadounidense para disuadir de un ataque.

Aun así, los comentarios de Trump al parecer hechos de improviso en respuesta a una pregunta ponen de relieve una creciente preocupación por la fiabilidad de EE.UU. como socio estratégico. Trump ha dicho que Corea del Sur y Japón deberían pagar más para albergar tropas estadounidenses y ha tratado de renegociar las condiciones comerciales.

El mes pasado, Joseph Dunford, presidente del estado mayor conjunto, despertó preocupación cuando dijo que era "inimaginable" permitir que Corea del Norte tuviera la capacidad de atacar una ciudad de EE.UU. con un arma nuclear.

La perspectiva de un conflicto en la región sacudió a los inversores. El índice de referencia de Corea del Sur Kospi cayó un 1,1% a su nivel más bajo desde el 21 de junio, mientras que el won bajó a su menor nivel en tres semanas. El índice Topix de Japón tuvo la mayor declinación en casi tres meses.


Ver comentarios