Enviar

Las autoridades de tránsito han anunciado un esfuerzo para evitar la conducción imprudente, pero debemos aspirar a un cambio de actitud en los conductores

Alerta en las carreteras

El muy lamentable fallecimiento del jugador de la Selección Nacional y del Aalborg de Dinamarca, Dennis Marshall y de su pareja Meilyn Masís, en un accidente de tránsito ocurrido en la carretera Braulio Carrillo, es uno más de los dolorosos hechos que se cobran la vida de las personas en nuestras carreteras, convertidas demasiadas veces en escenarios de la muerte.
El de nuestras carreteras es un tema complejo en el cual intervienen muchos factores, como la peligrosidad de algunas por estrechas o llenas de curvas pronunciadas, por las fuertes lluvias de nuestras largas temporadas de invierno, por el exceso de tráileres que circulan por las angostas vías al haber cometido el error de eliminar el sistema ferroviario de carga, entre otros.
Sin embargo, en medio de esta circunstancia y sabiendo que en este país no solo se cometen errores como el antes mencionado sino que cualquier urgencia de solucionar problemas se vuelve un asunto de años y años de espera o de, al fin, soluciones no tan buenas como se deberían dar, es de vital importancia abordar el tema desde la responsabilidad de los conductores y de los peatones.
Sabemos, así lo aseguran las autoridades, que las principales causas de muerte de los accidentes de tránsito en el país se deben a excesos de velocidad y conducción en estado de ebriedad.
Y aunque también se sabe que hay sus excepciones a esto, porque a veces las causas son otras, debemos apelar a un necesario cambio de actitud en los conductores. Esto es educación y cultura. Esto es lo que se debe aprender desde la infancia en el hogar, en la escuela luego y a lo largo de la vida después.
Las autoridades de tránsito han anunciado un esfuerzo para evitar la conducción imprudente, mediante cámaras que enviarán a oficiales instalados a poca distancia de las mismas con equipos de cómputo, las fotos de los vehículos y de las placas de los conductores infractores a fin de que se les apliquen las multas correspondientes.
Las formas represivas son necesarias cuando la conducta de las personas es incorrecta. Sin duda. Pero debemos aspirar a un cambio de actitud en los conductores y peatones que solo podemos lograr preguntándonos por qué estamos tan alterados, por qué somos imprudentes a pesar de conocer las consecuencias y buscar ayuda y soluciones para cambiar, para encontrar la serenidad y la prudencia.
Ver comentarios