Juan Carlos Pérez

Enviar
Sábado 20 Octubre, 2007

Ajustes en el Ejecutivo

Juan Carlos Pérez Herra

Pareciera que, después del referéndum, la administración Arias ha tomado un segundo respiro. Lo anterior porque la consulta popular funcionó como una especie de elección de medio periodo que le permite al Presidente reenfocarse en su agenda de gobierno, así como corregir una serie de aspectos de su gestión, sobre todo de carácter organizacional, que han estado limitando la ejecución de los programas gubernamentales.
En este sentido, la renuncia al “superministerio” de la producción y, en su lugar, el nombramiento de un ministro de agricultura, es una señal clara de una mayor atención a dicho sector. Lo anterior se entiende frente al reto que conlleva la aprobación de los 13 proyectos de ley en la Asamblea Legislativa, necesarios para certificar la entrada definitiva de Costa Rica en el Cafta.
Por otra parte, el anuncio de la oposición con respecto a no obstaculizar la discusión y aprobación de este paquete de leyes, reiterando, eso sí, la necesidad de una agenda de mitigación frente a la implementación del tratado comercial, obligan a una serie de ajustes en la estructura organizacional del Ejecutivo.
Dentro de estos ajustes, es lógico pensar en una mayor atención a los sectores agrícolas más vulnerables, los que demandan de una política pública cuidadosamente diseñada para apoyarlos con crédito, asistencia técnica, tecnología y modernos sistemas de gestión durante el proceso de transformación a que están obligados en los próximos 15 años, plazo promedio que contempla el acuerdo comercial para la desgravación arancelaria.
Otro punto a destacar en los cambios de la estructura organizacional del Ejecutivo, es la resurrección del perfil técnico y político del Ministerio de Economía, Industria y Comercio (MEIC), dentro de un nuevo escenario que obliga a una mayor atención para las pequeñas y medianas empresas (PYMES). Es incuestionable el peso de este segmento económico en la generación de empleo, además de sus posibilidades futuras en la misión de encadenar empresas nacionales, mediante la venta de bienes y servicios de calidad mundial, a los corporativos globales que están llegando a nuestro país. Sin olvidar el potencial innovador que caracteriza a las pymes en una estrategia de diferenciación a nivel internacional, para fortalecer y garantizar un flujo continuo y creciente de inversión extranjera directa.
Sin embargo, todavía no está claro lo relacionado con el sector Ciencia y Tecnología, que continúa mostrando falta de liderazgo en materia de investigación y desarrollo. Esto es particularmente importante y delicado para una economía como la nuestra, de cara a la inversión extranjera de alto valor agregado.

[email protected]ública.net