Logo La República

Sábado, 26 de septiembre de 2020



NACIONALES


Entrevista especial ministro de Salud

Agosto será clave para expandir aperturas: Daniel Salas

Protocolos de comercio se pondrán a prueba; pero, aunque sean exitosos, no se descartan cierres intermitentes

Karla Barquero [email protected] | Miércoles 05 agosto, 2020

Daniel Salas
La amenaza es real, quita vida. Puede colapsar servicios, ya lo hemos visto en otros países, destacó Daniel Salas, ministro de Salud. Cortesía/La República


A cinco meses de que emitiera la alerta sanitaria ante el primer caso de Covid-19 en Costa Rica, la tensión ha aumentado entre quienes solicitan una reapertura de las actividades económicas y quienes insisten en que no es el momento por la saturación que sufre el sistema hospitalario.

Para lograr un balance entre ambos aspectos se puso en marcha la estrategia de la danza y el martillo. En el caso de las aperturas, este mes será clave para determinar si los protocolos que han preparado los distintos sectores funcionan, para considerar si se puede extender ese baile.

Sobre este y otros temas, LA REPÚBLICA conversó con Daniel Salas, ministro de Salud y esto fue lo que nos comentó.

Mañana se cumplen cinco meses de pandemia, ¿qué se ha aprendido de un virus nuevo y desconocido?

Hemos aprendido que no todo está como bien avisado: la pandemia más fuerte que hemos tenido en los últimos años provino de un lugar u origen donde no teníamos ninguna trazabilidad. 

Que las cosas que dábamos por un hecho y que seguimos reclamando como parte de la normalidad, en medio de un escenario epidemiológico tan difícil, tienen que modificarse, es lo usual, lo esperable es que tengamos que acostumbrarnos a parámetros diferentes de vida; desconocemos hasta cuándo se puede prolongar y tenemos la esperanza que la vacuna vaya a ayudar en gran parte.

Sé que hay poblaciones que se sienten desgastadas o el asunto del desempleo, es muy difícil, pero ya varias autoridades internacionales lo han dicho: si no está compensado el aspecto sanitario de la pandemia no puede haber reapertura económica, no puede haber otro tipo de actividades.

Ese es el punto donde estamos caminando y lograr ese equilibrio es súper difícil.

Lea más: Mayoría de empresarios cree que negocios tardarán hasta dos años en recuperarse

Hay un clamor del comercio para que los dejen trabajar, ¿por qué insistir con cierres intermitentes si ya cuentan con protocolos?, ¿acaso el temor es que la población no está preparada para las aperturas?

El hecho de tener protocolos es muy importante y faculta muchísimo que pueda haber actividades con apertura; pero la cantidad de casos que hemos tenido, que por dicha no ha aumentado exponencialmente, también ha traído un aumento en las hospitalizaciones, en la ocupación de camas UCI's y eso hay que tener claridad: las medidas de cierre ayudan bastante a quitar la tensión sobre los servicios de salud.

Estamos claros en que tenemos que ir evolucionando hacia un modelo en donde haya mucha más capacidad de gestión, de supervisión, de cumplimiento de los protocolos y que estos sean efectivos, porque no se trata solo de tener un protocolo, sino que la puesta en práctica verdaderamente sirva para disminuir la exposición al virus.

Esa es la ruta, ir buscando cada vez que vaya aumentando el compromiso en los diferentes dueños, las diferentes cámaras, los rectores de los sectores y que tengamos en la medida de lo posible esa facilidad de tener las actividades lo más habilitadas, pero con ese cumplimiento muy estricto, muy celoso, muy apecho excediéndose con los protocolos. Si vemos que hay un compromiso que va más allá del protocolo, le aseguro que eso le da más tranquilidad a la población.

Bajo esa premisa, ¿agosto será clave para poner a prueba esos protocolos y así en los próximos meses esa apertura sea más amplia?

Totalmente. Las cifras de hospitalizados han venido incrementándose y es, hasta cierto punto, esperable que tengamos periodos de cierre para que eso ayude en un porcentaje importante a que no se incremente exponencialmente.

Tenemos que ir por esa ruta porque la salud es integral y sabemos que el asunto no es solo derecho de que no colapsen los servicios -que es nuestra premisa, nuestra consigna más importante-, sino también que no haya una mayor afectación desde el punto de vista de empleo, que eso es al final importantísimo para tener el mejor nivel de salud posible.

¿Y si más empresas se suman a testear proactivamente a sus empleados?

Puede ser útil en la medida que sean programas continuos y que ojalá se complemente en algún momento con pruebas serológicas, pero lo cierto es que, si es un asunto aislado, un esfuerzo de una vez en un mes, no creo que apoye mucho porque las PCR tienen esas limitantes: pueden salir positivas, otras negativas, puede ser que la persona tenga el virus, pero está en el límite del día de reproducción del virus (el noveno día que es el promedio) y ya entonces no se captó.

Tendría que estar haciendo una trazabilidad de cada semana, un porcentaje importante de la población laboral para ver qué está pasando.

Más que las pruebas, es el hecho de que las empresas tengan mapeado dónde viven sus funcionarios, si en esos lugares ya hay circulación o un aumento de casos, que ellos velen por ayudar también para que las condiciones extralaborales se puedan cumplir como un complemento a las condiciones sanitarias, al final es lo que permite que haya menos riesgo de exposición en el ambiente laboral.

Hablemos sobre el martillo, ¿se ha logrado el objetivo que era retomar el rastro del Covid-19 en la GAM?

El hecho de haber reforzado los niveles locales, que se han replanteado estrategias, que la Caja ha estado reforzando su primer nivel de atención, han sido sin duda de las acciones más importantes en ese retomar la trazabilidad.

Hemos reducido importantemente la cantidad de los casos positivos que se les había perdido la capacidad de investigación, eso está muy por debajo del 10%.

Con el asunto de las órdenes sanitarias giradas oportunamente, el convenio firmado con la Caja para que ellos puedan aplicar la orden sanitaria desde que se toma la muestra, será un factor decisivo para poder recuperar la trazabilidad, para que el Ministerio se pueda dedicar a los contactos cercanos, directos de los positivos, que sabemos que son la mayor carga de trabajo desde el punto de vista de trazabilidad, porque un solo caso positivo puede generar 5, 10 y hasta 15 contactos cercanos.

Con las acciones que estamos implementando no es que recuperamos el 100% de trazabilidad, pero por lo menos tendremos más control y oportunidad en el confinamiento y seguimiento de las personas.

Lea más: ¿Está funcionando el martillo?

¿Cuál es la ruta de la pandemia?, ¿sigue la GAM siendo el epicentro? 

En la GAM no vamos a cortar del todo la transmisión, posiblemente tengamos momentos más fuertes en medio de esas olas pandémicas.

Al momento hemos tenido actividad en el norte, en la GAM y ha habido poca actividad en el Caribe o en el Sur; pero, son lugares que por lo mismo como no ha habido actividad hay una cantidad importante de personas susceptibles que no han tenido el virus y puede ser que se active en algún momento.

El reto más grande a nivel del no colapso de los servicios de atención directa de pacientes está en la GAM, porque ahí está la mayoría de los lugares donde hay una densidad poblacional más fuerte.

Tendremos una recuperación por decirlo así, antes de que finalice el año en la GAM, ya con datos más favorables; pero mientras haya población susceptible y comportamiento no adecuado o prácticas que no tienen el protocolo cumplido, estará el riesgo de que haya brotes, clústeres (conglomerados de casos) y eventos que hagan que aumente la circulación.

¿Cuáles son los retos para aplanar la curva?

En caso de crecimientos exponenciales no hay ningún sistema que tenga las cantidades suficientes de camas para poder hacerle frente a la pandemia.

En todo este tiempo la Caja ha venido haciendo su mejor esfuerzo por ampliar su capacidad hospitalaria y se han habilitado camas UCI's donde antes no existían, pero eso va a depender justamente del comportamiento del virus, y la meta es que no exista colapso.

El comportamiento poblacional cumple una labor importantísima. A veces es preocupante, en medio de cinco meses donde la gente tal vez no esté viendo directamente al enemigo porque es microscópico y solo se ven números porque no han tenido un familiar en una UCI, hospitalizado o fallecido; pero, si no fuera un virus, sino un helicóptero circulando alrededor de la casa con misiles apuntado, sería diferente porque la gente estaría viendo la amenaza directamente, pero la amenaza es real, quita vidas y puede colapsar servicios, ya lo hemos visto en otros países.


PERFIL


Nombre Daniel Salas
Cargo Ministro de Salud

Formación

  • Médico
  • Maestría en Salud Pública con énfasis en Gerencia
  • Maestría en Epidemiología aplicada a los Sistemas de Salud

Experiencia

  • Secretario Técnico de la Comisión Nacional de Vacunación
  • Coordinador nacional del Programa Ampliado de Inmunizaciones
  • Director de Vigilancia de la Salud


NOTAS RELACIONADAS


Massimo Manzi

Empresas testean a sus colaboradores en busca de Covid-19

Martes 14 julio, 2020

Estrategia toma pruebas proactivas.

Román Macaya

¿Cuáles son los retos para evitar el colapso hospitalario?

Martes 07 julio, 2020

Por cada egreso hay dos ingresos.





© 2020 Republica Media Group todos los derechos reservados.