Sebastián Rodríguez

Enviar
Viernes 26 Julio, 2013

Derribemos todas las barreras visibles y el techo de cristal, para una plena igualdad de género


¿Quiénes Somos?

Un techo de cristal

El sábado 20 de julio recién pasado falleció una de las mujeres de mayor impacto en el periodismo contemporáneo, Helen Thomas. Ella fue respetada y admirada por muchos por sus grandes logros y su persistencia en la sala de prensa de la Casa Blanca. Durante más de 50 años entrevistó a presidentes y sus secretarios de prensa. Desde John F. Kennedy hasta Barak Obama los presidentes se acostumbraron a escuchar su frase de “gracias, señor Presidente”.
Helen Thomas comenzó su carrera en 1943 antes de que fuera común ver una mujer en el mundo del periodismo. Navegó la trasformación del periodismo de radio y el de periódico al cambio radical de 24 horas por cable e Internet.
Durante el transcurso de su carrera logró muchos éxitos que anteriormente habían estado reservados para los hombres. Ella fue la primera mujer asignada tiempo completo a la sala de prensa de la Casa Blanca, elegida Presidente de la Asociación de Corresponsales de la Casa Blanca, también la primera mujer elegida como parte del Gridiron Club. Thomas verdaderamente fue pionera en el mundo del periodismo y logró literalmente abrirles las puertas a otras mujeres. En 1962 convenció al entonces Presidente Kennedy de no asistir a la cena en la Casa Blanca para los corresponsales y fotógrafos si no invitaban a mujeres. El Presidente acudió, pero insistió en que se incluyera a las mujeres. Thomas le facilitó el camino a muchas futuras generaciones de mujeres profesionales, no solo en EE.UU. sino en todo el mundo.
En nuestro país, muchos profesionales en la cima del periodismo son mujeres. También en otros campos, actualmente, por ejemplo, la Corte Suprema de Justicia, la Contraloría General de la República, la Defensoría de los Habitantes y la Presidencia son dirigidas por mujeres. Es impresionante ver el avance profesional de muchas mujeres en nuestro país. Pero aunque eso sea la realidad para algunos puestos en el sector privado y público, aún existe mucho terreno por recorrer para lograr eliminar la desigualdad de género.
Según el PNUD Costa Rica hoy está en el puesto número 62 en el índice de desigualdad de género. Ese índice mide cosas como: la relación mujer/hombre en la población con al menos educación secundaria completa; la tasa de fecundidad entre adolescentes; la tasa de participación en la fuerza de trabajo; la proporción en escaños en el parlamento y la tasa de mortalidad maternal. Esto muestra algunos de los campos en que podemos seguir trabajando para mejorar la situación de las mujeres. Entre estos cabe mencionar también que lastimosamente sigue siendo una realidad que muchas con igual calificación que sus contrapartes hombres ganan un salario inferior.
En 1986, el Wall Street Journal publicó un artículo que describía las barreras invisibles a las que se ven expuestas las mujeres y lo denominó “techo de cristal”. Es importante que solo porque muchas de ellas han logrado superarlo, no perdamos de vista la existencia del techo de cristal. Debemos brindar apoyo proactivo a niñas y mujeres para que logren alcanzar y superar sus metas, pero sobre todo, derribemos todas las barreras visibles y el techo de cristal, para una plena igualdad de género.

Sebastián Rodríguez Álvarez